La fuerza del mensaje del ayuno - Vatican Insider | Motivaciones | Scoop.it

Con el ayuno aprendemos a conocer y a ordenar nuestros muchos apetitos mediante la moderación del apetito fundamental y vital: el hambre. Aprendemos de esta manera a regular nuestras relaciones con los demás, con la realidad exterior y con Dios, relaciones siempre tentadas por la voracidad. El ayuno es ascetismo de la necesidad y educación del deseo.