En 1674, Antonie van Leeuwenhoek observó una gota de agua del lago en su microscopio fabricado a mano y descubrió un mundo invisible que nadie sabía que existía. Su obra inspiró a innumerables investigadores de microbiología, como Bonnie Bassler, investigador del HHMI y uno de los narradores de esta película de animación. Leeuwenhoek trabajó en una mercería y como alto funcionario en el ayuntamiento de Delft, Holanda. Parece ser que encontró la inspiración para iniciarse en la microscopía despúes de revisar una copia del libro Micrographia de Robert Hooke. Leeuwenhoek empezó fabricando microscopios sencillos y utilizándolos para observar el mundo. Fue el primero en descubrir las bacterias, los protistas, los espermatozoides, las células sanguíneas, los rotíferos, y mucho más.

Descarga esta película y encontrar recursos didácticos en Biointeractive: http://www.biointeractive.org/seeing-...


Via Gumersindo Fernández, Juan Arbulu