El crimen organizado no tiene fronteras, por eso la cooperación internacional entre fiscales, juezas, policías y todas las instituciones públicas es imprescindible. El programa europeo MCBS ha trabajado con Haití, Jamaica y República Dominicana para conectar instituciones y perseguir conjuntamente delitos como la trata de personas, el lavado de activos o el tráfico de drogas.