La evidencia indica que la adopción de medidas alternativas al encarcelamiento, como los tribunales de tratamiento de drogas, disminuye la reincidencia.