Cabezo de Alcalá y las guerras sertorianas