Fecha: 03/02/2014 Nieves Salinas • Fotos: José Carlos León

 

La Autoridad Catalana de la Competencia ha dado la razón al podólogo tarraconense Manuel Molina, que, al modo quijotesco, lleva 30 años denunciando que, en ese tiempo, hospitales como el Joan XXIII han desviado a la mayoría de sus pacientes a dos ortopedias de la ciudad. A cambio, asegura Molina, de sobornos a los médicos. El ‘caso Tarragona’ ha desvelado quejas similares en al menos otras tres provincias. 


Via Tomás Sánchez Criado