La lengua y la cultura del instante - Diario Los Andes | Metaglossia: The Translation World | Scoop.it

El mundo contemporáneo exige respuestas instantáneas: no se concibe la espera ni tampoco la entrega diferida. Hasta el servicio de entrega domiciliaria de comida no puede demorar más de media hora; los centros de idiomas promocionan el aprendizaje de una lengua extranjera en pocos meses. 

En esta “cultura del instante”, se inserta también el aprendizaje escolar. Entonces, ya no existe ni se concibe la figura del “ratón de biblioteca”; en general, el alumno no posee la cultura del libro; ante una duda, el buscador en la Red le dará en segundos la respuesta a la pregunta o a la duda.

Dentro de esta cultura de lo momentáneo y rápido, se inscribe el problema de la disortografía. Acostumbrados a la velocidad de los mensajes de texto y del chateo, la preservación de la ortografía ha pasado a ser un valor en decadencia: “si vos lo entendés, ¿para qué preocuparse por ese detalle de la corrección ortográfica?”