Para ahorrar, todo en uno | Tecnologías de la Información y las Comunicaciones - TIC's Ecuador | Scoop.it

En los malos tiempos conviene gastar menos y además simplificar el dispendio para comprobar que realmente estamos ahorrando. Esto es lo que está pasando ahora en el sector de las telecomunicaciones, en el que las grandes compañías han revivido su oferta comercial con los llamados servicios convergentes o, más popularmente, el todo en uno. La cosa consiste en comercializar de forma conjunta telefonía fija, móvil e Internet (y optativamente televisión). Una factura única en lugar de tres y un importante descuento hacen muy atractivos estos paquetes para el consumidor.

 La fiebre de los servicios empaquetados no ha hecho más que despegar. Pero su arranque ha sido recibido con un entusiasmo popular que ha visto en ellos la respuesta idónea a la necesidad de recortar el presupuesto familiar. Según los datos del último informe de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), a finales de 2012 casi 7,8 millones de líneas móviles tenían los servicios de voz y banda ancha empaquetados. En el último año aumentaron en 4,2 millones de líneas, más del doble, un 116,7% concretamente. Y ese empuje se ha producido en un año especialmente malo, en el que la telefonía móvil vivió su peor crisis con más de dos y millones y medio de líneas perdidas.

Sin duda, 2013 va a ser el año del combo en las telecomunicaciones. Se estima que en 2015 dos de cada tres contratos serán convergentes. Cada uno con su estrategia, todos los operadores coinciden en que no hay marcha atrás. No importa que vengas del mundo del móvil o de Internet, la compañía que no disponga de una oferta conjunta está condenada a desaparecer o a reducir su mercado al cliente ocasional o de nicho, como el prepago o las llamadas internacionales, por ejemplo.

La irrupción de este producto conjunto se debe a dos razones. La primera es la necesidad de dar una respuesta a un consumidor acuciado por la caída de ingresos domésticos. Pese a sus deficiencias, el sector de las telecomunicaciones es de los pocos en los que existe una competencia real (nada que ver con el oligopolio energético), como prueba el hecho de que sea el único en el que bajan los precios año a año. Los combos han supuesto un ahorro de cerca del 40% de media en la factura. Y mucho más respecto a lo que se pagaba hace tan solo dos años. Un ejemplo práctico: contratar el teléfono fijo con llamadas nacionales (solo a fijo) y un ADSL de 1 mega (ampliable a 6 megas en algunas zonas) con Telefónica costaba en 2010 cerca de 60 euros al mes. Hoy, por ese precio final, el paquete Fusión ofrece ADSL de 10 megas, 550 minutos de fijo a móvil, 500 minutos desde móvil, Internet móvil y SMS ilimitados.