El Linares volverá a Cuenca la semana que viene y jugaría la vuelta el día 18 en casa | Aupa Linares, equipo andaluz y minero | Scoop.it

El Linares Deportivo ya se encuentra en casa tras pasar 24 horas en Cuenca para volverse sin jugar el partido de ida de la Copa RFEF. No quiso el Conquense que se jugase, así de sencillo, les venía bien porque el entrenador nuevo acaba de llegar y hay varios fichajes también nuevos que aún ni han debutado, así tienen una semana más para preparar la copa. Lástima que el Linares se haya gastado un dinero importante en la noche de hotel y manutención de los jugadores durante el día de ayer y hoy, para que un club de Segunda B les haga volverse por capricho.

 

Se podía jugar, sí, el colegiado así lo dijo. Testigos linarenses presenciaron la conversación en la que se dirigió a la directiva del Conquense a las 14:00 horas “no se va a jugar porque ustedes no han hecho nada para que se juegue”. En ese momento se suspendió, a las 11:00 estaba la expedición linarense en el campo, a las 12:00 llegó por primera vez al campo el colegiado, sorprendido de que nadie del club ni el ayuntamiento (el campo es municipal) estuviese quitando la nieve. Lo dejó claro “si se quita la nieve, se puede jugar” y el Linares estaba conforme con jugar.

 

“No era nieve cuajada, sólo polvo que se quitaba con los propios pies y debajo el césped estaba bien. Pero allí nadie hizo nada, sólo dejaban pasar el tiempo”, nos cuenta la pequeña expedición de linarenses que se había desplazado para animar a su equipo. No había pues otra solución, suspensión. Y la RFEF ya se ha pronunciado, los dos clubes deben fijar de nuevo una fecha para la ida y la vuelta debe jugarse antes del día 19.

Dado que “el Linares no va a renunciar al factor campo que determinó el sorteo”, nos confirma la directiva minera, la única solución es que la semana que viene se juegue la ida en La Fuensanta y la vuelta sea el día 18 en Linarejos.

 

Una pena que ocurran estas cosas en el fútbol, ahora que tanto se habla de deportividad y tarjetas verdes, el Conquense desde luego no ha estado a la altura. Y estas cosas, aunque molesten, hay que decirlas como son.