Este era el señor que durante toda la semana estuvo afirmando en diversas entrevistas que sabía por qué había ganado el Linares en Linarejos, que sabía cómo iba a jugar el Linares en Castalia, y que sabía cómo había que jugar en Castalia para contrarrestar al Linares. Como todo lo sepa igual, apañados van en Castellón, porque de cuatro periodos de juego, su equipo solo ha dominado en el segundo.


Si Rafa Payán hubiera estado acertado en Castalia, se van con 0 - 3 al descanso. Encima en la rueda de prensa comete la desfachatez de dar nombres propios de jugadores para crucificarlos (en vez de hablar con ellos en privado) cuando todavía quedan dos importantísimas eliminatorias por delante. Si eso es saber gestionar un vestuario que venga Dios y lo vea.


La enooorme afición del Castellón se merece un ascenso, pero no con don sabelotodo al frente. ¡Ánimo y a Segunda B!