La primera parte fue un monólogo celeste, y entre Cristian y la mala puntería de los de Alberto González evitaron que el marcador fuese más abultado al descanso.