Guia de recursos de empleo 2
92 views | +0 today
Follow
Your new post is loading...
Your new post is loading...
Scooped by belen ucha
Scoop.it!

Consejos para superar una Entrevista de Trabajo

Consejos para superar una Entrevista de Trabajo | Guia de recursos de empleo 2 | Scoop.it

Consejos para superar una Entrevista de Trabajo Antes de la EntrevistaConoce todo lo que puedas de la empresaEstudia tus aptitudes, tu experiencia y tu educaciónLleva el currículum y conócelo perfectamente, ya que se basarán en élHazte una relación de tus puntos débiles y prepara argumentos para defenderlosSi te citan por escrito, lo correcto es que llames para confirmar tu asistenciaNo acudas con gafas oscurasComprueba tu apariencia (evita ropa llamativa; bien vestido/a, limpio/a y afeitado)Ve solo/aLlega pronto (5 minutos antes)Prepara la entrevista, el seleccionador va a hacerlo tambiénDurante la Entrevista

Crea una buena impresión. Las primeras impresiones son de gran importancia. Muchos empresarios consideran que tras haber visto entrar por la puerta a un candidato, observar la forma de dar la mano y sentarse, son capaces de decidir sobre su valía

Saluda al entrevistador con una fórmula convencional: Buenas tardes Sr. RuizSiéntate derecho/a, ni al borde de la silla (inseguridad), ni repantingado/a (falta de respeto)No seas el/la primero/a en extender la manoSaluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojosNo te sientes hasta que te lo diganNo tutees si no te lo indicanEstáte atento/a y simpático/aEvita ponerte nervioso/a y los gestos que lo indiquen como morderte las uñas, golpear con el boli en la mesa, agitarte en el asiento...No fumesNo interrumpasMira al entrevistador a los ojos, pero sin intimidarDeja que él tome la iniciativaNo hables demasiado, ni demasiado pocoCuida tu lenguajeNo peques de agresivo/a ni de sensiblón/aNo te aproximes mucho a élNo pongas los codos encima de la mesa del entrevistadorNo cruces los brazos, puede parecer que estás a la defensivaSi te ofrecen una bebida puedes aceptar pero, que no sea alcohólica
Piensa antes de contestarResponde clara y brevementeDi siempre la verdadSi te preguntan sobre ti mismo/a, enfatiza tu formación, experiencia y resultado de tus trabajosNo uses palabras rebuscadasNo respondas con evasivas o dudas, ni con monosílabosNo esperes demasiado tiempo para responder, podría parecer síntoma de distracciónNo utilices expresiones tajantes "siempre, nunca", ni utilices latiguillos "osea", "este", "bueno"...Muestra entusiasmo por el trabajo, pero no lo supliquesNo hables mal de las empresas en las que has trabajadoNo te niegues a responder preguntasSi te hacen preguntas de tipo cómo: si va de viaje con su novio/a ¿ qué piden una o dos habitaciones?; responde que en tu opinión ese asunto es irrelevante para deducir tu idoneidad para el puesto al que optas. Dilo con seriedad pero no con agresividad. Estas preguntas valoran tu control emocional
Piensa positivamenteNo pidas el puesto como si fuera una limosnaNo digas que necesitas terriblemente el trabajoNo critiques a pasados empresarios
Ejemplo: No digas, "acabo de terminar mis estudios y no tengo experiencia profesional" enfocado de otra manera la respuesta correcta sería "estoy disponible para trabajar y dispuesto/a a poner en práctica todos los conocimientos que he adquirido en mis estudios
Haz preguntasSobre las posibilidades de promoción, la empresa o el puesto de trabajo

Expresa tu agradecimiento

Después de la Entrevista

Analiza los resultados, anota puntos fuertes y débiles...puede servirte para una segunda entrevista o para próximas entrevistas en otras empresas.

Posibles preguntas que te pueden plantear en la entrevista

Personalidad

Háblame de ti mismoCuéntame una anécdota de tu vida en la que resolvieras con éxito una situación problemática¿Qué gana la empresa si te contrata a ti en lugar de a otro candidato?¿Qué elemento diferencial aportas?Si fueras tú el encargado de realizar esta selección y yo fuera el candidato, ¿qué cualidades te gustaría que yo reuniera?¿Te gusta trabajar con gente o prefieres trabajar solo?¿Te consideras como un líder o como un seguidor? ¿Por qué?¿Cual fue la decisión más importante que adoptaste en el pasado?Defínete a tí mismo con cinco adjetivos calificativos. Justifícalos.¿Qué has aprendido de tus errores?¿Acabas lo que empiezas?Piensa en......un profesor, un amigo, tu novio/a. Si yo le preguntara cómo eres tú, ¿qué crees que contestaría?Si todos los trabajos tuvieran la misma remuneración y la misma consideración social ¿qué es lo que realmente te gustaría hacer?Describe tu escala de valores¿Qué personas te sacan de quicio?¿Duermes bien?¿Cómo reaccionas habitualmente frente a la jerarquía?¿Cómo te insertas en un equipo de trabajo?¿Qué impresión crees que he sacado de ti tras esta entrevista?

Formación

¿Por qué estudiaste arquitectura, derecho, económicas.........?¿Cómo decidiste estudiar.............?¿Qué otras carreras te atraían?¿Quien influyó más en ti a la hora de elegir tu carrera?¿Qué asignaturas te gustaban más/menos y en cuáles sacabas mejores/peores notas?¿En qué medida tus calificaciones se deben a tu esfuerzo personal y en qué medida a tu inteligencia?¿Qué cambios habrías introducido en el plan de estudios de tu Facultad o Escuela, si hubieras podido?¿Cuál fue la experiencia más gratificante durante tu vida como estudiante?¿Piensas proseguir o ampliar tus estudios de alguna manera?Si volvieras a empezar tus estudios, ¿qué harías de modo diferente?En tu formación complementaria, ¿qué seminarios o cursos de corta duración has realizado?¿Qué te motivó a realizarlos?¿Tuviste algún puesto representativo durante tu tiempo de estudiante? (Delegado de curso, miembro de la Tuna...?

Trabajos anteriores

Háblame de tus actividades al margen de tus estudios¿Realizaste algún trabajo de "estudiante" (clases, trabajos de verano, de prácticas...)?¿Qué aprendiste durante tus trabajos anteriores? ¿Qué funciones desempeñabas? ¿Cuánto cobrabas?¿Debías supervisar el trabajo de alguien?¿Cuál de tus trabajos previos te ha gustado más/menos? ¿Por qué?¿Cuál es tu proyecto o solución más creativa?¿Cómo te llevabas con tus compañeros, con tus jefes, con tus subordinados?¿Cuál fue la situación más desagradable en que te viste?¿Cómo le hiciste frente?Describe el mejor jefe que hayas tenido. Y el peorDescríbeme un día típico en tu trabajo anterior¿Cómo conseguiste ese trabajo, esa práctica...?

Empleo

¿Qué sabes acerca de nuestra empresa?¿Qué te atrae de ella?¿Qué ambiente de trabajo prefieres?¿Prefieres un trabajo previsible o un trabajo cambiante?¿Qué relaciones piensas debe haber entre un jefe y su colaborador inmediato?Estarías dispuesto/a a trasladarte a vivir a otra ciudad, a otro país, o a viajar con frecuencia?¿Tienes alguna preferencia geográfica?¿Cuál crees que puede ser para ti la mayor dificultad al pasar de la vida de estudiante a la vida del trabajo?¿Qué departamento (marketing, financiero, producción, comercial...) te atrae más?¿Cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles para este puesto?¿Qué te ves haciendo dentro de cinco, de diez años?¿Cuáles son tus objetivos a largo plazo?¿Cómo crees que podrás lograrlos?¿Cómo te enteraste de la existencia de este puesto?¿Por qué piensas que vas a tener éxito en este trabajo?¿Con qué tipo de jefe te gustaría trabajar?¿Y con qué tipo de jefe crees que acabarías por chocar?¿Estarías dispuesto/a a a realizar un curso de formación a cargo de la empresa, antes de ser contratado/a?¿Cuánto quieres ganar ahora ( y dentro de cinco años)¿Prefieres trabajar en una empresa grande, mediana, pequeña, pública, privada...?¿Por qué?¿Te gusta la previsibilidad de un trabajo cuya hora de comienzo conoces, así como la hora de finalización, o prefieres un trabajo en el que hoy no sabes exactamente lo que harás mañana?¿Cuándo podrías incorporarte al trabajo?¿Qué personas de las empresas en que has trabajado anteriormente pueden darnos referencias de ti?¿Participas en otros procesos de selección?¿Qué opinas de.....la unión monetaria, el terrorismo, el feminismo, los políticos, los sindicatos.........?¿Comentas con tus padres-esposa/o-novia/o las incidencias de tu trabajo?

more...
No comment yet.
Scooped by belen ucha
Scoop.it!

Pruebas de selección y test psicotécnicos: DonEmpleo.com

Test psicotécnicos

Qué son y qué evalúan

Los test psicotécnicos (también llamados test de inteligencia o test de aptitudes) son pruebas diseñadas para evaluar tus capacidades intelectuales para la realización de tareas relacionadas con un determinado puesto de trabajo. Consisten en cuestionarios tipo test en los que debes escoger entre varias respuestas posibles.

Los test psicotécnicos intentan indagar sobre las capacidades intelectuales de la persona, como la inteligencia general, la memoria, la percepción o la atención. También se estudian en este tipo de test otros aspectos más específicos de la inteligencia, como la aptitud verbal, aptitud numérica, aptitud espacial, capacidad de abstracción, de concentración..., según las características del puesto al que se opta.

Los test psicotécnicos tienen un límite de tiempo por realizarlos. Por lo tanto, la interpretación o corrección se hace basándose en dos criterios: los aciertos y errores, y la rapidez.

Estas son las aptitudes más frecuentes que se miden en los test psicotécnicos:

Test de aptitud verbal

La aptitud verbal hace referencia a la capacidad para comprender y expresar conceptos a través de palabras, tanto en modo oral como escrito.

Entre las pruebas que miden la aptitud verbal se encuentran ejercicios de ortografía, definiciones, uso de sinónimos o antónimos, analogías, vocabulario, comprensión verbal, frases desordenadas o incompletas.

Debes repasar el vocabulario, sobre todo los términos que guardan entre sí relación de sinonimia y antonimia, así como las palabras de ortografía dudosa o semejante. En cuanto a la ortografía hay que dar un repaso a las reglas ortográficas, poniendo especial atención a la acentuación de palabras monosílabas, acentuación de demostrativos, palabras que llevan doble "c", diptongos, palabras con doble grafía, palabras con "x", etc.

Test de aptitud numérica

La aptitud numérica hace referencia a la capacidad para comprender y trabajar con operaciones numéricas, razonar y manejar hábilmente los números.

Entre las pruebas que miden la aptitud numérica se encuentran operaciones con sumas, restas, multiplicaciones y divisiones, fracciones, potencias, raíces, porcentajes, ecuaciones y problemas matemáticos.

Debes repasar las operaciones con decimales, problemas sencillos de reglas de tres, problemas de tantos por cien, planteamientos con letras, listados de operaciones recordando el orden de las prioridades (primero los paréntesis y corchetes si los hay, luego potenciación y radicación, multiplicación y división en el orden que aparezcan, y, por último, suma y resta).

Test de aptitud espacial

La aptitud espacial hace referencia a la capacidad para diferenciar formas, volúmenes, distancias, posiciones en el espacio, y para representar mentalmente figuras y objetos en dos o tres dimensiones.

La aptitud espacial se mide principalmente a través de pruebas como la rotación de figuras, la construcción de figuras y rompecabezas.

Test de razonamiento abstracto

El razonamiento abstracto hace referencia a la capacidad de observación y organización lógica, de manera que se puedan extraer conclusiones a partir de unos datos concretos, utilizando la lógica deductiva.

Para medir esta capacidad se utilizan series de números, letras, figuras, dominós, naipes o monedas.

En las series de números puede aparecer cualquier operación, pero lo normal es que sean sumas y restas, multiplicaciones y divisiones, prefiriéndose siempre la lógica más sencilla. El resto de ejercicios de razonamiento con dibujos, dominós o monedas, es semejante, siempre hay que buscar la lógica implícita y aplicarla.

Igual que en los casos anteriores te aconsejamos que intentes aplicar estas operaciones a tu vida cotidiana, que idees juegos mentales que te permitan practicar, aunque en este caso lo mejor es que dispongas de bastantes test para practicar.

Test de atención - concentración - retención

Los test de atención, concentración o retención hacen referencia a la capacidad para estar atento y concentrado mientras se realiza una tarea repetitiva y monótona.

Para medir esta capacidad suelen utilizarse ejercicios de memoria visual, que consisten en memorizar objetos o figuras y luego reproducirlas, ejercicios de memoria lectora, que consisten en leer palabras o números y luego reproducirlos.

Puedes practicar visualizando algún objeto durante un tiempo determinado, aléjalo después de tu vista e intenta recordar cómo era con todos sus detalles, incluso puedes escribirlo en un papel, después coge de nuevo el objeto y compara lo que has escrito con las características reales del objeto.

Consejos para superar los test psicotécnicos

Estar relajado y descansado. Hay que estar alerta pero sin ansiedad.

Leer atentamente y comprender perfectamente las instrucciones, siguiendo las normas dictadas por el examinador. No debes tener reparos en preguntar lo que no entiendes.

Lee con atención los enunciados y todas las alternativas de respuesta. Aprovecha al máximo la oportunidad de hacer unos ejemplos, que suelen dar antes de cada prueba, para automatizar el procedimiento a seguir y demostrarte que has entendido bien las instrucciones.

La mayoría de los tests psicotécnicos tienen un límite de tiempo. La puntuación final es resultado de las respuestas acertadas en relación al tiempo consumido. Si nos quedamos atascados en un elemento, es mejor pasar al siguiente y una vez terminado el ejercicio, volver a las preguntas que están sin contestar.

Hay preguntas evidentes, utiliza el sentido común, a veces las respuestas más sencillas son las correctas.

Mantener el nivel de concentración alto. Una cierta tensión mejorará el rendimiento, a medida que avanza la prueba, también irá aumentando la confianza. Debes centrarte en el test y olvidarte del resto de personas.

Todos poseemos aptitudes en un grado aceptable; no obstante, la falta de práctica proporciona resultados peores de los que cabría esperar. Es mejor entrenarse para la superación de estos tests.

more...
No comment yet.
Scooped by belen ucha
Scoop.it!

La entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo | Guia de recursos de empleo 2 | Scoop.it

La entrevista de trabajo es el paso más importante al que te enfrentarás a la hora de encontrar trabajo. Todo los pasos anteriores en el proceso de búsqueda de empleo (curriculum o resumé, carta de presentación…) tienen el único de objetivo de conseguir llegar a una entrevista personal, así que si lo consigues… no lo desaproveches!

Te recomendamos que prepares bien cada paso, que domines la situación en todo momento para que puedas mostrarte tranquilo y seguro de ti mismo. En nuestra web te ofrecemos consejos, trucos y recomendaciones sobre todo lo que hay, y lo que no hay, que hacer.

more...
No comment yet.
Scooped by belen ucha
Scoop.it!

Tipos de entrevistas de trabajo

Tipos de entrevistas de trabajo | Guia de recursos de empleo 2 | Scoop.it

En algunos procesos de selección quizá tengas que pasar por varios encuentros con distintos cargos de la empresa. Recuerda preparar cada entrevista como si fuese la primera.
 

1. Entrevista de preselección. Los expertos la utilizan para verificar la información del CV que ha enviado el candidato y conocer su motivación hacia el puesto de trabajo a cubrir. Suelen ser breves y el tipo de preguntas son genéricas.

Es posible que la empresa decida establecer un primer contacto vía telefónica. El entrevistador puede llamarte a cualquier hora. Conversa en un sitio sin excesivo ruido para poder estar atento y causar una primera impresión satisfactoria. Si no puedes atenderle, intenta concertar otra hora.
 

2. Entrevista de selección. Es la más habitual. Tras el saludo entre ambas partes, la entrevista empieza con una charla introductoria con preguntas o comentarios sin trascendencia que sirven para romper el hielo. Después continúa con preguntas sobre el CV y el puesto de trabajo ofertado. Finaliza con un resumen de algunos de los aspectos comentados para despejar posibles dudas y una despedida en la que deben quedar claros los próximos pasos y fases del proceso de selección.
 

3. Entrevista final. En la última entrevista entre candidato y empresa se plantea la decisión final de contratar a la persona o de aceptar el puesto. La empresa suele plantear por escrito (a través de una carta de intenciones) las propuestas finales sobre contrato, salario, horarios, jerarquía, fecha de incorporación y demás aspectos propios del puesto y de la empresa en cuestión. El candidato puede tomarse un tiempo prudencial (entre 24 y 48 horas) para aceptar o no el puesto de trabajo.
 

Por otra parte, debes saber que existen distintos tipos de entrevista dependiendo de dos factores básicos: la estructura y el medio y número de personas que van a participar en la entrevista.

 

Según su estructura:
 

1. Entrevista estructurada. Basada en un marco de preguntas predeterminadas sobre la experiencia, educación, intereses personales, gustos y actividad del solicitante. Al responder es necesario ser conciso, claro, positivo y dinámico.

 Para la contratación de altos directivos, perfiles comerciales o profesionales que deben gestionar incidencias de clientes, la empresa puede optar por una entrevista de tensión. El seleccionador empleará preguntas incómodas para poner a prueba a la persona que tiene delante. Se trata de una entrevista dura que sirve para descubrir aptitudes y competencias del candidato bajo situaciones de alto estrés. No es más que una prueba: sé educado y trata de superarla. Probablemente la siguiente entrevista sea más natural y personal.
 

2. Entrevista libre. Se hacen preguntas abiertas al candidato basadas en las obligaciones laborales. El candidato tiene la oportunidad de conducir proactivamente la conversación. Es una buena manera de hacer valer tus habilidades comunicativas.
 

4. Entrevista semiestructurada. Los entrevistadores despliegan una estrategia mixta, con preguntas estructuradas y con preguntas abiertas. Es el tipo de entrevista más común que te permitirá mostrar tu habilidad para defender abiertamente tu candidatura.
 

4. Entrevista por competencias. Algunas empresas quieren incorporar profesionales que además de hacer bien un determinado trabajo, tienen potencial. Por este motivo se realizan entrevistas por competencias restringidas o genéricas, dependiendo de las necesidades de cada compañía.
 

Según el medio y el número de personas:
 

1. Entrevista personal. Es la más común y suele llevarse a cabo entre un solo representante de la compañía y un candidato. El objetivo es conocer cómo reacciona y se desenvuelve el candidato, además de profundizar en sus capacidades y aptitudes personales y profesionales.
 

2. Entrevista grupal. Dentro de las entrevistas grupales, en las que intervienen varias personas, hay algunas diferencias en función del número de entrevistadores y el número de candidatos que intervienen. Está la entrevista de panel, varios entrevistadores realizan la entrevista a un único candidato; la entrevista en línea, en la que el candidato es entrevistado por diferentes personas de distinto nivel jerárquico, y la entrevista de dinámica de grupo, en la que se convoca a más de un candidato para observar cómo actúa en debates, juegos o situaciones simuladas. Esta última es muy útil para valorar factores como el liderazgo, la iniciativa, la persuasión y la capacidad para trabajar en equipo.

more...
No comment yet.
Scooped by belen ucha
Scoop.it!

Los nueve errores más frecuentes en las entrevistas de trabajo - elConfidencial.com

Los nueve errores más frecuentes en las entrevistas de trabajo - elConfidencial.com | Guia de recursos de empleo 2 | Scoop.it

Hoy en día cualquier entrevista de trabajo puede ser decisiva. Quizás hace unos años bastaba con tener un buen currículo, y encajar en el puesto, para optar al mismo. Pero de un tiempo a esta parte las cosas han cambiado mucho.

Teniendo en cuenta que para cada oferta hay cientos de candidatos con CV sobresalientes, la única manera de acceder a un puesto es lograr convencer al entrevistador de que eres la persona adecuada. Pero esto no es sencillo. Los responsables de seleccionar al personal saben que el mercado de trabajo está hipersaturado y cada vez son más exigentes en las entrevistas, por lo que cualquier error, por pequeño que sea, puede ser fatal.

La parte buena de todo esto es que en los departamentos de recursos humanos casi todo el mundo está entrenado de la misma forma, por lo que no es difícil saber qué les molesta. Hay ciertas cosas que los entrevistadores no van a tolerar, y conocerlas es el primer paso para terminar una entrevista de forma satisfactoria. Estos son los nueve errores más comunes que se comenten en las entrevistas.

1. Improvisar

Si de verdad quieres conseguir un trabajo debes preparar la entrevista como si se tratara del último examen de tu vida –y probablemente lo será, hasta que cierre la empresa, te echen o te marches a otro lado–.

En primer lugar tienes que saber bien a qué puesto estás optando y cómo es la empresa que te va a hacer la entrevista. Esto parece baladí, pero lo cierto es que mucha gente acude a los procesos de selección sin saber muy bien donde se está metiendo. Para prepararse correctamente una entrevista de trabajo hay que investigar lo máximo posible sobre la empresa a la que se acude. No está de más saber quiénes son sus accionistas, qué perfil ideológico tienen los dirigentes, cuántos empleados tiene, si el negocio va bien o mal, la reputación que tiene en el sector… Cualquier información puede ser útil en el transcurso de la entrevista, y los responsables de recursos humanos valorarán positivamente a aquellos candidatos que se hayan preocupado por conocer la empresa.

Gran parte de esta información podrás encontrarla en Internet, pero mucha otra no, por lo que no es mala idea buscar algún contacto en la empresa con el que podamos hablar antes de enfrentarnos a la entrevista. Con un poco de suerte incluso puede que conozca al entrevistador y pueda darnos alguna pista que nos sea útil.

2. Llegar tarde

Esto tiene mucho que ver con la improvisación pero, aunque parezca increíble, es algo tan habitual que merece un punto aparte. Antes de ir a una entrevista de trabajo debemos saber perfectamente dónde va a tener lugar y cuánto vamos a tardar en llegar allí. Lo mejor, claro está, es que vayamos con tiempo de sobra, aunque tengamos que estar dando vueltas a la manzana hasta que llegue la hora acordada.  

3. Vestir de forma inapropiada

La apariencia, por mucho que lo nieguen los responsables de recursos humanos,sigue siendo un aspecto que se tiene muy en cuenta en las entrevistas de trabajo. Para elegir el atuendo adecuado con el que debemos presentarnos en una entrevista debemos saber antes cómo van vestidos los empleados de la empresa. El traje es necesario en empresas donde todo el mundo lo lleva, pero si acudimos a una entrevista en traje cuando nadie en la empresa lo usa, la impresión que vamos a causar puede ser un poco extraña. Lo mejor, en cualquier caso, es no llamar la atención con la ropa que llevas –a no ser que estés optando a un puesto en alguna empresa relacionada con la moda–. No es recomendable usar perfumes fuertes, gafas de sol, ni modelos extravagantes. Cualquier cosa que pueda sorprender al entrevistador podría distraerle de lo que verdaderamente importa, que son tus habilidades para afrontar el trabajo.

4. Decir lo que crees que el entrevistador quiere oír

Los entrevistadores valoran positivamente la sinceridad del entrevistado y, como dice el refrán, se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Tratar de decir lo que pensamos que quiere escuchar quién nos hace la entrevista no sirve de nada, pues nos hará perder naturalidad, que es uno de los aspectos que, precisamente, más se tienen en cuenta. Si sonamos forzados estaremos perdiendo puntos.

Lo mejor para evitar este error es acudir a las entrevistas viéndolas más como un encuentro entre profesionales que como un paso ineludible para que te den un trabajo. No es sencillo, pero se trata de una buena técnica que, además, puede evitarnos numerosos malentendidos. Si en el transcurso de una entrevista te das cuenta de que el puesto no es como creías, que la empresa tiene unos horarios imposibles, que el sueldo no es nada del otro mundo, ¿realmente quieres optar por el puesto? Tal como estás las cosas, quizás sí, pero desde luego no es lo ideal. Y si mientes, lo van a notar.

5. Asumir que el entrevistador es el que manda

Al acudir a una entrevista es habitual sentirse en una posición de autoridad inferior a la del entrevistador. Es algo normal, teniendo en cuenta que la mayoría de entrevistadores tratan de mostrar más autoridad de la que tienen. Pero, ¿realmente está el entrevistador en una situación más cómoda? Lo cierto es que, en muchas ocasiones, no lo está. Tú necesitas un trabajo, pero él tiene mucha presión para contratar a las personas adecuadas. Contratar a un inútil o, peor aún, a alguien que mine la confianza del equipo, puede costarle la cabeza a un responsable de recursos humanos. Visto así, no parece que esté en mejores condiciones. 

Volviendo al consejo del anterior punto, es mejor pensar en las entrevistas de trabajo como si fueran reuniones profesionales, donde cada uno está haciéndolo lo mejor que puede. Esto liberará muchas tensiones y te hará sentir que estás tratando con alguien en igualdad de condiciones.

6. Exagerar en tu formación o experiencia

Este es un error previo a la entrevista, que se comete en la elaboración del currículum vítae, pero que sale a relucir siempre en ésta. Es, quizás, el peor de los fallos que se pueden cometer e, inexplicablemente, el más habitual. Lo primero que hace un responsable de recursos humanos es comprobar que lo que se dice en el CV es cierto. Mentir solo sirve para que el entrevistador se lleve la peor de las impresiones. Sin embargo, si uno es sincero en el currículo, puede llegar a sorprender de forma muy positiva a la persona que hace la entrevista que, casi por defecto profesional, se espera que el CV esté sobredimensionado y exagerado. En definitiva, eso de poner "nivel de inglés alto" y no saber mantener una conversación no cuela. Y lo normal es que te pillen.  

7. Dejar que el entrevistador haga todas las preguntas

Aunque el entrevistador es quien, obviamente, va a dirigir la entrevista, es un error dejar que sea él el que haga todas las preguntas. Al fin y al cabo, lo que está en juego es un contrato, un acuerdo entre dos partes, por lo que el candidato también tiene preguntas que hacer: ¿cuáles son las condiciones? ¿Qué responsabilidades concretas tiene el puesto? ¿Es necesario viajar? ¿El horario es fijo o podría cambiar en el tiempo? Plantear este tipo de cuestiones no resulta una intromisión, sino algo legítimo que el entrevistador va a valorar positivamente, en la medida en que va a ver un interés y una motivación genuina por el puesto.

Saber hacer las preguntas adecuadas nos proporciona dos ventajas: por un lado estaremos causando una buena impresión, y por otro obtendremos respuestas que nos harán valorar adecuadamente el puesto al que optamos. No hacer una sola pregunta en toda la entrevista, sobre todo si, tras finalizarla, como es habitual, el entrevistador dice “¿tienes alguna pregunta?” es un error gigantesco que no se debe pasar por alto.

8. Hablar mal de tus antiguos jefes

En una entrevista es inevitable responder a preguntas sobre tus pasadas ocupaciones laborales, pero nunca, bajo ningún concepto, debes hablar mal de tus antiguos jefes. Pese a que te hayan hecho la vida imposible criticarles es siempre una mala idea, pues el entrevistador puede pensar –aunque no tenga razón– que quizás la culpa es tuya y puedes ser causa de problemas. Esto no quiere decir que no puedas hablar de cosas que no te gustaban de tus anteriores puestos de trabajo, pero solo si está justificado en la conversación y, en ningún caso, si incluyen críticas a tus antiguos jefes.

9. Ignorar los exabruptos

Todos conocemos a alguien que, tras salir muy decepcionado de una entrevista, acepta el trabajo pensando que su percepción podía ser incorrecta. La realidad, por desgracia, es que en la mayoría de ocasiones si la entrevista nos ha trasmitido malas vibraciones el trabajo será aún peor y lo dejaremos a la primera de cambio.

Por nuestro bien, y por el del resto de trabajadores, no debemos tolerar que se hagan preguntas ilegales en las entrevistas -¿planeas quedarte embaraza? ¿Eres de derechas o de izquierdas? ¿Qué religión prácticas?–, que nos traten sin respeto o se nieguen a contestar preguntas esenciales sobre el puesto de trabajo. Pasar por el aro en este tipo de cosas solo puede costarnos un disgusto. Por mucho que necesites el empleo, lo mejor en estos casos es abandonar la entrevista. 

more...
No comment yet.