Aconsejan no sólo disfrutar sino también aprovechar la coyuntura ... | Economia y Coyuntura | Scoop.it

El actual consejero externo del Banco Santander se abstuvo de hacer una referencia explícita a la situación de la economía argentina, pero de sus conclusiones surgieron implícitamente recomendaciones de política para no sólo disfrutar de una inédita coyuntura internacional favorable, es decir consumir los ingresos extraordinarios, sino también aprovechar ese escenario para ahorrar para cuando lleguen los tiempos de vacas flacas.

 

“Los países industriales vana tener un largo período de desaceleración del ritmo de aumento del PBI que derivará en recesión, la cual será más grave para quienes no adopten políticas correctivas que lleven a acelerar el crecimiento potencial y controlar el incremento del gasto público”, dijo Corbo en la apertura de la 8ª Conferencia Anual FIEL 2011.

 

Por el contrario, para las economías emergentes, como las de América Latina y África, Corbo consideró que “continuarán siendo favorecidas por una tendencia de largo plazo de precios altos de las materias primas, aunque no exenta de altibajos en el corto tiempo”.

 

En este punto, el economista del Deutsche Bank, Gustavo Cañonero se mostró más escéptico, habida cuenta de que sostuvo que “en poco tiempo se va a hablar de señales de recesión en Europa que traerá estabilidad en los precios de las materias primas y junto con ello un período de tasas de inflación muy bajas y probablemente el fortalecimiento del dólar frente al euro”.

 

Corbo concluyó que “el gran reto de la región es aprovechar los altos términos del intercambio (precios de las exportaciones más altos que los de las importaciones) con políticas más de mercado, aunque con más estado como regulador y mejorar la calidad de la educación, siendo más flexible con la incorporación de ideas para innovar para agregar capacidad productiva”.

 

En esa línea, el presidente del Banco Central de Uruguay, Mario Bergara, resaltó que en la actual situación de la economía mundial “el desafío de la autoridad monetaria es el de equilibrar los objetivos de crecimiento con el de estabilidad de precios y financiera, y también con la competitividad de las empresas, porque no sólo es cuestión de disfrutar sino de aprovechar la coyuntura para tender a un crecimiento sustentable”.