Tal vez el paso más sencillo para buscar copias ilegales es buscando algunos fragmentos de texto, encerrándolos entre comillas, en Google.com. Tanto la indexación como la velocidad de respuesta del poderoso buscador hacen posible un buen chequeo del contenido en la red.


Via miaspasia