Voces Normalistas. Febrero 2013
547 views | +0 today
Follow
Voces Normalistas. Febrero 2013
"Voces Normalistas" es un compendio de artículos realizados por Licenciados en Educación y alumnos de distintas escuelas Normales del país.
Curated by Jeimy Ramírez
Your new post is loading...
Your new post is loading...
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

FEBRERO: NUEVO LOGO Y ARRANCAMOS CON EL SEMINARIO VIRTUAL- MOOC.

FEBRERO: NUEVO LOGO Y ARRANCAMOS CON EL SEMINARIO VIRTUAL- MOOC. | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Red de Normalistas Trabajando, antes “Red de Alumnos Normalistas Trabajando” continúa con la evolución de su imagen. Ahora presenta su nuevo logo compuesto de varios nodos unidos formando una “N” que, precisamente hacen referencia al trabajo en red que nos caracteriza.

 

Dentro de los proyectos que resaltan este mes se encuentra el de “Educación a distancia” que se lleva a cabo con  Red Clara y el Sistema Nacional de Educación a Distancia (SINED). En dicho proyecto se ha puesto en marcha el Seminario Virtual (MOOC) que tiene como objetivo desarrollar competencias digitales y de diseño instruccional para integrar recursos educativos abiertos en los medios a distancia.  El seminario está dirigido a profesores, estudiantes y/o investigadores, con una duración de cuatro semanas, cabe destacar que el curso es totalmente gratuito y con limite de 300 integrantes.  Compartimos para nuestros lectores la convocatoria y el link donde podrán encontrar toda la información necesaria.

 

more...
No comment yet.
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

LA CREATIVIDAD EN EL PROCESO EDUCATIVO

LA CREATIVIDAD EN EL PROCESO EDUCATIVO | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Iris Betzabeth Morales Rocha

betza.beso.mr@gmail.com

 

 

“La creatividad se referirá al proceso mediante el cual

los niños expresan su imaginación, ideas y emociones

y obtienen de él un grado de satisfacción… 

La creatividad combina un pensamiento flexible

con un comportamiento responsable”…

Reynold Bean

 

 

 

Las cosas sólo se hacen posibles cuando son capaces de intentarlas, en el proceso educativo, tanto la enseñanza como el aprendizaje en los últimos años han presentado una notable carencia de creatividad. Primeramente conviene definir el término creatividad, para Álvarez (2010) “es un proceso del pensamiento, un mecanismo intelectual a través del cual se asocian ideas o conceptos, dando lugar a algo nuevo, original. Implica la redefinición del planteamiento, del problema, para dar lugar a nuevas soluciones”. Desde esta perspectiva la creatividad es un proceso que tendría que estar presente en las planificaciones educativas, ya que el profesor es el responsable de mantener activo este mecanismo.

 

Al respecto Gómez (2011) argumenta que “la creatividad es una capacidad personal que surge en relación con el entorno haciendo posible que el individuo de respuestas inusuales a las situaciones que se le plantean”. Por tal motivo incluir a la creatividad en la construcción de conocimientos aprobará que los alumnos adquieran un aprendizaje significativo, además de concederle el desarrollo de habilidades, conocimientos y actitudes.

 

Entonces, es preciso considerársele una estructura que sea una base para el facilitador, y que se diseñen sus actividades de enseñanza con creatividad, en función de desarrollar la creatividad de los alumnos en sus procesos de aprendizaje. Si bien, es cierto, la creatividad es uno de los grandes retos de la educación del siglo XXI. El quehacer docente al retomar la creatividad desde el momento de la planificación posee la obligación de plasmar los aprendizajes esperados que se pretenden alcanzar con los alumnos al finalizar cada sesión y con esto dedicarle preparación, esfuerzo y entusiasmo al involucrar a la creatividad dentro de las planificaciones.

 

La creatividad irá aumentando en la medida que el docente la inserte en el plano  didáctico-pedagógico, es decir en las actividades de aprendizaje del aula, por lo tanto “aquellos profesionales que trabajan creativamente y facilitan procesos creativos experimentan un contacto continuo con el placer de la creación”. (Valqui, 2009:1). La creatividad, como un medio para la construcción de nuevos conocimientos, admitirá que los alumnos visualicen los temas desde un horizonte didáctico- real, es decir imaginar e interactuar con el contexto que los rodea.

 

El acto de incluir a la creatividad en el proceso educativo sería un aliado eficaz,  ya que “El pensamiento creativo también puede llegar a ser un estilo de vida, una orientación de la personalidad, un modo de ver el mundo” (Valqui, 2009: 1) Sintetizando lo anterior el pensamiento creativo puede ser desarrollado por los alumnos a través de diversas actividades que el docente puede implementar dentro de las aulas de clase.

Cuando retomamos los beneficios que brinda la creatividad en el proceso enseñanza, estaremos fomentando directamente el aprendizaje, y estaremos proporcionándole al alumno la capacidad de imaginar, soñar, no encontrar límites, encontrar su propio estilo de aprendizaje, solucionar problemas; en fin, los beneficios que trae consigo la creatividad son inacabables.

 

Espero que en, como docentes, visualicemos a la creatividad como un puente que nos trasladará a otros mundos, porque “vivir creativamente significa desarrollar el talento, expresando las virtudes, y llegando a ser lo que se es capaz de ser mediante la interacción con otras personas, el auto-descubrimiento y la autodisciplina”. ” (Valqui, 2009: 2)

 

Por tal motivo es urgente que desde el momento que nos encontramos como docentes en formación comprendamos que la creatividad es un aliado para enriquecer la enseñanza en los alumnos. Para que resulte exitoso, el proceso de formación, debe tener un enfoque pedagógico crítico, reflexivo y creativo; que busque el desarrollo integral de la futuro docente, para formar un sujeto tolerante hacia la ideología y personalidad de los que lo rodean, también que tenga la capacidad para argumentar y defender la postura que le llevó a tomar determinadas decisiones. Con este enfoque se promueve un tipo de interacción social basada en el respeto mutuo, el razonamiento, la cooperación, la aportación constructiva y la coherencia ética.

 

Para finalizar quisiera que reflexionemos lo siguiente ¿Qué importancia le otorgamos a la creatividad dentro de nuestra labor? ¿Qué necesitas para incluir la creatividad como elemento de tu proceso de enseñanza? ¿Por qué no la incluimos?

 

 

REFERENCIAS

Álvarez. E. (2010). “Creatividad y pensamiento divergente”. Recuperado Enero, 20, 2013 de http://www.interac.es/adjuntos/crea_pensa_diver.pdf

Eduardo, G.F. (2011). “PNL CREATIVIDAD Y EDUCACIÓN” .Conferencia en STANSW, el Club Español. Recuperado Enero, 20, 2013 de  http://stansw.files.wordpress.com/2009/10/manual_creatividad_2011_1.pdf

Valqui, V. R. (2009). La creatividad: conceptos.  Métodos y aplicaciones  49-2. Recuperado Enero, 20, 2013 de http://www.rieoei.org/expe/2751Vidal.pdf

 

 

more...
No comment yet.
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

LA FORMACIÓN DE INVESTIGADORES (Tercera Parte

LA FORMACIÓN DE INVESTIGADORES (Tercera Parte | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Baltazar Contreras Durán. Licenciado en Educación Secundaria con especialidad en Telesecundaria por la Escuela Normal Superior Oficial de Guanajuato. Sus líneas de investigación versan sobre Formación de Docentes y de Investigadores Educativos, implementación de Recursos Educativos Abiertos y Redes de colaboración. Email: baltita13@gmail.com

 

 

 

Existen nuevas tendencias para la formación de profesionales a nivel de educación superior, donde debido a la universalización del conocimiento, es necesario constituir un entorno que habilite al estudiante para capacitarse y seguir aprendiendo durante toda su vida. Esto implica que el alumno tenga una actitud abierta y receptiva a los cambios de su entorno, especialmente a los cambios científicos y tecnológicos. Por tanto, el avance social y tecnológico hace que sea imperativo el formar investigadores con conocimientos, habilidades y valores que le permitan acceder, utilizar y comunicar la información obtenida en formas variadas con fines de estudio y avance de los conocimientos en su campo determinado (Martínez, Alfaro y Ramírez, 2009).

 

Por tal motivo, la formación de investigadores no es una tarea fácil, ya que la investigación educativa es un proceso aún más intrincado debido a su naturaleza cambiante, a la dificultad de generalizar las ideas obtenidas por los contextos tan diversos que existen,  por el elemento humano y todas la interacciones que se establecen.  Este proceso conlleva varios pasos en los cuales se integran, internalizan, asimilan y modelan diversas conductas y saberes que son a su vez puestas en práctica donde se demuestra lo aprendido (Torres, 2006a). Por último, es un proceso difícil, porque los resultados son vigentes por un lapso muy corto de tiempo (Berliner, 2002).

 

En razón de ello, un investigador educativo tiene un amplio conocimiento en el campo teórico-metodológico-práctico de investigación y educación, pues se encarga de producir conocimientos rigurosos, objetivos y confiables dados mediante un proceso analítico-crítico-reflexivo-creativo-disciplinado. En otras palabras, es un estratega científico que genera conocimientos a nivel macro o micro social, por medio de la detección y construcción de problemas, articuladamente con la teoría, -que es una herramienta de inteligibilidad y potencialidad-, buscando diversas maneras de abordarlos y darles una explicación. Además, estudia una problemática educativa mediante la observación, el análisis teórico el cual  tiene relevancia fundamental para el análisis de la educación y todo lo educativo.

 

Pero no basta con lo mencionado, pues mediante una metodología científica construye instrumentos de colección de datos, analiza la información con base en técnicas de análisis específicas, traduce los resultados observables explicando el problema y proponiendo alternativas de solución. Todo esto conlleva a la construcción de nuevo conocimiento y a la confrontación de una realidad para el avance de la disciplina tanto en la construcción de nuevos saberes, como en la formación de grupos de  investigación y en la formación de investigadores (Fuentes, 2005; Torres, 2006b).

 

 

 

Referencias

Berliner, D.C. (2002). Educational research: The hardest science of all. Educational Researcher, 31 (8), 18. Recuperado enero, 24,  2013 de ProQuest Education Journals database. (Document ID: 255257571).

 

Fuentes,  F. (2005). Teoría e investigación educativa: Posibilidades de y para el Seminario de investigación formativa. Revista Red de Postgrados en Educación, 2, 70-81. Recuperado enero, 25, 2013 de http://www.redposgrados.org.mx/page4.php

 

Martínez, B. A., Alfaro, J. A. y Ramírez, M. S. (2009). Formación de investigadores educativos en ambientes a distancia: Gestión de información y construcción del conocimiento ¿Factores aislados o complementarios? Memorias del X Congreso Nacional de Investigación Educativa. Veracruz, México. Recuperado septiembre, 5, 2010 de http://www.ruv.itesm.mx/convenio/catedra/recursos/material/cn_10.pdf

 

Torres, J. (2006a). Los procesos de formación de investigadores educativos: un acercamiento a su comprensión. Revista Regional de Investigación Educativa, 1 (2), 67-79. Recuperado enero 24, 2013 de http://www.educatio.ugto.mx/PDFs/educatio2/procesos_de_formacion.pdf

 

Torres, J. (2006b). La educación a distancia en México: ¿quién y cómo la hace? Apertura, 6 (4), 74-89. Recuperado enero, 17, 2013 de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=68800407&iCveNum=0

more...
No comment yet.
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

Dalia

Dalia | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Por: Alberto Sebastián Barragán

 

 

 

Una noche más, era la última noche que enfrentaría lo más inclemente de su vida. Dalia salía con una chamarra gruesa, dispuesta a soportar cualquier frío, todo era posible en esa ciudad nocturna. Como todos los días, tras ocho horas de trabajar, se enfilaba hacia su casa, mientras tanto, un torbellino de cuerdas remolinaba en su cabeza, eran tales notas que su pasado casi se borra por completo. Caminaba de prisa, la tarde perecía frente a sus ojos caídos, su casa quedaba cerca de la escuela, bastaban 25 minutos andando para llegar al hogar. Todo era igual, todos los días tardaba el mismo tiempo. Lo único que se teñía diferente era el transcurrir de los años.

 

Cada que llegaba a casa se encargaba de asearla y reacomodar sus cuadros y figuras como si allí vivieran más personas que ella. No había estancia, ni comedor, sólo la cocina, baño y un petate como dormitorio; siempre pensó que dormir sin almohada era mucho mejor que la supuesta comodidad del algodón. Era tal su afán de reconciliarse con Severiano que siempre trató de mantener orden en la casa y limpieza mental, esto era, su cabeza y casa libres de toda imagen que los perturbara.

 

Nunca salía a la calle, en realidad no había nada que llamara su atención, ella no saldría de casa a menos que fuera algo mucho muy importante. Por lo demás, no respondía las cartas de su familia ni a las invitaciones de quienes algún día se decían sus amigos. Dalia tocaba una guitarra y prendía un par de velas para que él viniera a charlar, así sucedieron muchas lunas nuevas, hasta que él calló, él en silencio era insoportable para ella al inicio, poco después se fue acostumbrando al silencio de los monólogos exacerbados hasta que la alcanzaba el sueño. Así transcurrieron muchos meses, y años.

 

Dalia un día compró velas diferentes, pensaba que un color diferente produciría algún sonido en las cuerdas de Severiano, esperó noches enteras hablándole de lo que más hablaban, cuando solían hacerlo, pero el resultado fue distinto, ahora Severiano ya no llegaba. Dalia envuelta en llanto incontenible agotaba sus noches en la espera de su amado, Severiano no llegaría nunca más, Dalia lo buscaba en el día, en el trabajo, en su caminar, bajo cualquier lámpara prestaba mucha atención, pero Severiano no volvía.

 

Los años pesaban cada día más. Dalia trataba de recordar la última palabra de Severiano, pero lo único que recordó fue aquella primera conversación con él, que decía: “Cuando lo nuestro haya terminado mujer, todo será distinto, silencio al principio y luego partiré”. Dalia se mantenía aterrada por su soledad, no se explicaba que Severiano ya no llegara al prender las velas rumorosas, ni a la luz del día, ni bajo los candiles de la calle. Preguntó a todo el que se encontraba sobre por qué su sombra la pudo haber abandonado. Se mantenía atenta a cualquier rayo de luz, para que Severiano apareciera.

 

Salió como cada noche, envuelta en la melancolía de su único recuerdo, llevaba sus manos al rostro. Una noche más, la más lamentable de todas, mientras trazaba un arpegio en su guitarra, empezó a darse cuenta de que Severiano poco a poco se dibujaba, mientras Dalia poco a poco desaparecía.

more...
No comment yet.
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

COMPETENCIAS PARA LA VIDA. UNA PRESCRIPCIÓN DEL PLAN DE ESTUDIOS 2011 DE EDUCACIÓN BÁSICA.

COMPETENCIAS PARA LA VIDA. UNA PRESCRIPCIÓN DEL PLAN DE ESTUDIOS 2011 DE EDUCACIÓN BÁSICA. | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Cecilia Rodríguez Jara

cecii21.jara@gmail.com

 

 

 

Apreciado profesor/a,

…Mi petición es: ayuda a tus alumnos a llegar a ser humanos.

Tus esfuerzos nunca deben producir monstruos,

hábiles psicópatas, futuros Eichmans.

Leer, escribir, calcular… son importantes sólo si sirven para hacer

a nuestros hijos más humanos.

Supple, C.

 

 

 

El ser humano se encuentra rodeado de estímulos que guían su actuar hacia ciertos fines, los cuales pueden denominarse correctos o no. Es a través de la interacción entre iguales, de las experiencias y de los aprendizajes que a lo largo de la vida se van adquiriendo, que se configuran las personas que somos, y la calidad humana que nos caracteriza.

 

En este sentido Savater (1998) menciona que “para ser hombre no basta con nacer, sino que hay también que aprender. La genética nos predispone a llegar a ser humanos pero sólo por medio de la educación y la convivencia social conseguimos efectivamente serlo” (p. 38), entonces, es aquí donde entra el papel de la educación: en la formación de personas con calidad humana.

 

A partir de lo anterior, resulta ineludible reconocer que hablar de educación, es buscar y, por supuesto, encontrar uno de sus enfoques más indispensables: el orientado hacia la construcción de la convivencia humana; es así como a partir de los criterios que plantea la Reforma Integral de Educación Básica 2011, en el Plan de Estudios 2011. Educación Básica. Primaria, se observa como una de sus finalidades prioritarias que dentro de la asignatura de Formación cívica y ética se forme al alumno bajo un “…proceso basado en el trabajo y la convivencia escolar, donde niñas y niños tienen la oportunidad de vivir y reconocer la importancia de principios y valores que contribuyen a la convivencia…” (p. 151).

 

Entonces, entendemos que a través de la asignatura de Formación Cívica y Ética, la cual se imparte durante los seis grados de educación primaria, la escuela responde a las exigencias de la sociedad actual y contribuye a la consolidación de uno de los cuatro pilares de la educación que enuncia Jacques Delors (1996) “aprender a vivir juntos”.

 

Pretensiones de la Reforma Integral de Educación Básica (RIEB)

 

Uno de los objetivos fundamentales que plantea la Secretaría de Educación Pública (SEP) y específicamente la RIEB es elevar la calidad de la educación, para lo cual se diseñó un nuevo mapa curricular que contempla la formación de los alumnos a través de competencias. Dichas competencias implican un saber hacer (habilidades) con saber (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias de ese hacer (valores y actitudes).

 

Ramírez y Pérez (2006) mencionan que cuando hablamos de enfoque educativo por competencias nos referimos a “…ser competente. Es decir, ser competente implica la capacidad para aplicar un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes adquiridos en ámbitos educativos formales e informales...” (p. 10).

 

Es así como dentro de la RIEB, se manejan competencias para la vida, que las autoras anteriores definen como:

 “…el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y valores que los sujetos desarrollan para poder integrarse a un mundo heterogéneo, incierto, cambiante, inestable y complejo. Competencias que a su vez le son necesarias para poderse incorporar a diversos ámbitos, como la familia, la escuela, la comunidad o el trabajo.” (p. 14) 

 

Dichas competencias se enuncian a continuación y tienen como fin, contribuir al logro del perfil de egreso del estudiante de educación básica:

 

     Competencias para el aprendizaje permanente

     Competencias para el manejo de la información

     Competencias para el manejo de situaciones

     Competencias para la convivencia

     Competencias para la vida en sociedad

 

Competencias para la convivencia y su asignatura.

 

A continuación se describen específicamente las “competencias para la convivencia”. Según la SEP se definen de la siguiente manera:

Implican relacionarse armónicamente con otros y con la naturaleza; comunicarse con eficacia; trabajar en equipos; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; manejar cordialmente las relaciones personales y emocionales; desarrollar la identidad personal y social; reconocer y valorar los elementos de la diversidad étnica, cultural y lingüística que caracterizan a nuestro país, sensibilizándose y sintiéndose parte de ella a partir de reconocer las tradiciones de su comunidad, sus cambios personales y del mundo.  (SEP, 2011: p.14)

 

Después de revisar el enfoque y las finalidades de las competencias para la convivencia  resulta importante conocer el papel que ocupa la Formación Cívica y Ética, en el desarrollo de dichas competencias por parte del alumno,  contribuyendo este aspecto, a la formación integral del alumno de educación básica. La Formación Cívica y Ética es una de las asignaturas que incorpora la RIEB a sus planes de estudio, dicha asignatura cumple propósitos específicos y coadyuva en la formación integral de los alumnos.

 

Dentro de la escuela la formación cívica y ética es un proceso basado en el trabajo y la convivencia escolar, donde los alumnos tienen la oportunidad de vivir y reconocer la importancia de principios y valores que contribuyen a la convivencia, es así como esta asignatura promueve la capacidad de los alumnos para formular juicios éticos sobre acciones y situaciones en las que se requiere tomar decisiones y elegir entre opciones (SEP, 2011). 

 

Según la SEP (2011), el enfoque de Formación Cívica y Ética es el desarrollo de competencias para actuar y responder a situaciones de la vida personal y social; en un apartado anterior se abordaban las competencias para la vida, y a través de esta asignatura se busca desarrollar ocho competencias más específicas, las competencias cívicas y éticas:

 

     Conocimiento y cuidado de sí mismo

     Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad

     Respeto y aprecio a la diversidad

     Sentido de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad

     Manejo y resolución de conflictos

     Participación social y política

     Apego a la legalidad y el sentido de justicia

     Comprensión y aprecio por la democracia (p. 153-155)

 

Como último elemento del análisis es imprescindible subrayar una intención de la SEP (2011), con el desarrollo de las competencias cívicas y éticas se pretende que los alumnos:

 

Reconozcan la importancia que tienen los valores que se identifican con la democracia y los derechos humanos en sus acciones y en sus relaciones con los demás.Desarrollen su potencial como personas e integrantes de la sociedad.Establezcan relaciones sociales basadas en el respeto a sí mismos, a los demás y a su entorno natural.Se reconozcan como parte activa de su comunidad, de su país y del mundo.Se comprometan con la defensa de la vida democrática, la legalidad y la justicia.Valoren el medio natural y sus recursos como base material y primordial del desarrollo humano.Defiendan de manera autónoma, su proyecto personal. (p. 156)

 

Por su parte Ramírez y Pérez (2006) vinculan, como una misma, a las competencias para la convivencia y la vida en sociedad desglosando sus características de la siguiente manera:

La capacidad de poderse relacionar con la naturaleza.Las que aluden a las relaciones interpersonales.La aplicación de normas sociales y valores.La capacidad para trabajar en equipo.La capacidad para dialogar.La capacidad para tomar acuerdos, resolver conflictos.Desarrollar sentido de pertinencia.Reconocer y valorar la diversidad cultural y natural.Promover una cultura de prevención y atención a la salud y al ambiente. (p. 19)

 

Resulta importante reconocer los propósitos de desarrollar en los alumnos de educación primaria, competencias para la convivencia, establecidas por el Plan 2011, así como la perspectiva de Ramírez y Pérez; si los profesores comprendemos el enfoque e importancia de asignaturas como Formación Cívica y Ética podremos llevar a cabo una planeación, ejecución y evaluación de clases con mayor eficacia, logrando así, que nuestros alumnos sean seres humanos competentes para convivir en la humanidad.

 

 

 

Referencias Bibliográficas:

 

Delors, J. (1996). La educación Encierra un tesoro. México: Correo de la Unesco. Librería Milenio.

 

Ramírez, M. y Pérez, E. (2006). Sugerencias didácticas para el desarrollo de competencias en primaria. México: Trillas.Savater, F. (1998).

 

El valor de educar. México: Ariel.SEP (2011).

 

Plan de estudios 2011, Educación Básica. Primaria. México: SEP.

more...
No comment yet.
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

MAESTROS NORMALISTAS PARA LA CONVIVENCIA ARMÓNICA: FORMACIÓN DOCENTE INNOVADORA.

MAESTROS NORMALISTAS PARA LA CONVIVENCIA ARMÓNICA: FORMACIÓN DOCENTE INNOVADORA. | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Sergio Reyes Angona

sergiosofo@gmail.com

 

Responsable del Área de Comunicación del Diplomado de desarrollo de competencias docentes en ambientes virtuales, para una convivencia armónica. Además es estudiante del Doctorado en Innovación Educativa en el Tecnológico de Monterrey.

 

 

 

Un diplomado necesario: el bullying en México

 


 

Los maestros más veteranos saben que el bullying no es un asunto nuevo en las escuelas. Pero su relevancia en las aulas mexicanas, según un estudio reciente de la CEPAL (Román y Murillo, 2011), sí resulta alarmante. Casi uno de cada dos alumnos de 6º de primaria declaran haber sido víctimas de algún episodio de violencia tan sólo en el último mes, ya sea por haber sido robados, insultados o amenazados o incluso haber recibido maltrato físico. En el Estudio Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés, 2008) México alcanzó el índice de bullying verbal más alto en secundaria de los 23 países analizados y un índice violencia física casi tres veces más que el promedio de lo sucedido en el resto de países estudiados.

Si a la violencia en las escuelas le sumamos el clima de inseguridad general que vive el país resulta urgente hacer algo al respecto. Así nació, el 8 de octubre del año pasado, el diplomado en línea “Desarrollo de competencias docentes en ambientes virtuales, para una convivencia armónica”. El diplomado, a través de una plataforma virtual, les ofrece a los maestros una formación integral para enfrentar situaciones conflictivas en las escuelas (bullying) y en las redes digitales (ciberbullying). Su duración es de 16 semanas y en él participan cerca de 300 maestros y maestras de escuelas públicas del Estado de México de diferentes niveles (de primaria a universidad).

El diplomado es fruto de la colaboración entre la Secretaría de Educación del Estado de México, quien financia el proyecto y el Instituto de investigaciones Dr. José María Luis Mora, que lo organiza y lleva a cabo. Según su coordinadora académica, la Dra. Marisol Ramírez Montoya: “Por primera vez un centro de investigación Conacyt de alto renombre (el Instituto Mora) se vincula con tanta decisión a las necesidades sociales y educativas y sirve de ejemplo para que otros centros de investigación se sumen a este tipo de iniciativas en el futuro". Convirtiéndose en un ejemplo de la academia al servicio de la comunidad educativa. Para su implementación se apoya en un grupo de especialistas en innovación educativa de diferentes instituciones del país que acompañan como tutores el aprendizaje de los participantes.  

El diplomado aborda el espinoso asunto de la violencia escolar y lo hace desde la innovación educativa. No es un curso teórico, ni tampoco un curso de capacitación con recetas específicas contra el bullying. El objetivo, por el contrario, es formar al docente para que a partir de cierta teoría moral y de una serie de actividades de reflexión crítica y discusión grupal sea capaz de comprender mejor los casos de violencia en su escuela y de diseñar sus propias soluciones educativas. Se le forma para ser el arquitecto de un ambiente más armónico en su escuela.

El combate al bullying, desde la filosofía del diplomado, trasciende la implementación de medidas coercitivas contra los actos violentos e implica una revisión de las relaciones morales entre todos los integrantes de la comunidad educativa. Implica un cambio de cultura en las escuelas. Para la Mtra. Laura Icela González, coordinadora general del diplomado, el valor agregado de esta formación es precisamente su vocación para generar cambios significativos en los entornos escolares: “la forma en la que los participantes transforman sus ambientes educativos, el esfuerzo que hacen para aplicar sus conocimientos en las escuelas de nuestro país”.

 

 

La innovación educativa: nuevas soluciones para nuevos retos

 


 

Perviven aún en la comunidad educativa muchos prejuicios contra la enseñanza en línea. Se tiende a pensar que la tecnología es “fría” y que en muchos casos los centros escolares no están preparados para incorporarla a sus aulas. La inversión de dinero y tiempo para entender, dominar y aplicar las nuevas tecnologías a la educación no siempre parece valer la pena. Y, sin embargo, es claro que el mundo cada vez está más influido por internet y la tecnología digital. En esa encrucijada entre su deseo de ponerse al día y sus recelos hacia los cambios tecnológicos se mueven muchos maestros. El diplomado es, para ellos, una oportunidad de resolver ese dilema.

Para empezar, los módulos del diplomado se desarrollan a través de la plataforma virtual del Instituto Mora (Figura 1). En ese entorno digital pueden descargarse las lecturas del curso, se entregan las tareas escritas, se participa en foros de discusión, se ven los videos de las conferencias presenciales de expertos en los diferentes contenidos y también se realizan videoconferencias en las que los participantes pueden preguntar sus dudas al profesor responsable de cada módulo (Figura 2). Este uso de la tecnología permite, por tanto, que el peso de la formación no recaiga en la docencia del maestro sino en la actividad del participante, según los principios del aprendizaje activo.

Figura 1. Captura de pantalla de la plataforma virtual del Diplomado (Instituto Mora)

                       

Figura 2. El Dr. Juan Manuel en una de sus videoconferencias-asesorías en la plataforma virtual del Instituto Mora

 

 

Algo muy llamativo es la dimensión “social” de esta propuesta. Los participantes se agrupan en equipos que no eligen ellos mismos ni tienen que ver con su lugar o centro educativo de origen sino con su área docente (primaria, secundaria, etc,… maestros de lengua, de matemáticas, etc). El sentido de hacerlo así es crear comunidades de maestros que compartan problemáticas escolares similares y que, por tanto, puedan cooperar para resolverlas. Es decir, se brinda la oportunidad de experimentar una cultura colaborativa de aprendizaje. Así lo expone el Mtro. Alejandro López Ibarra, uno de los tutores del diplomado: “hay mucha camaradería entre los alumnos. Más allá del contenido del curso una de las riquezas del diplomado es generar habilidades para aprender y colaborar en línea”. Para López Ibarra uno de los valores agregados de la experiencia es precisamente ese sentido comunitario: "los maestros se están llevando herramientas concretas para poderlas aplicar con los alumnos, pues el problema del bullying les estaba desbordando y el diplomado les está haciendo sentir que no están solos, que entre todos podemos”.

De hecho, el diplomado pone al servicio de los participantes una comunidad en la red a través de Facebook (Figura 3). Es fácil acceder a esa página y la comunidad está abierta a cualquier persona interesada en el fenómeno del bullying y la innovación educativa (padres de familia, investigadores, alumnos, directivos escolares, etc). Se trata de un espacio informal, donde se comparte información sobre estos temas y se discuten. No forma parte de la instrucción del curso, pero es un espacio adicional, opcional, que encarna ese uso social y colaborativo de las tecnologías digitales.

Figura 3. Página de seguidores del diplomado en Facebook

 

 

Aprendizaje basado en investigación con casos


 

 

Por último, el proceso formativo lleva a los participantes a elaborar casos en los que deben describir y analizar problemáticas concretas sucedidas en sus centros escolares y deben proponer acciones que contribuyan a un mejor ambiente educativo. Se rompe con ello la inercia de cursos de capacitación cuyo producto de aprendizaje final se reduce a la elaboración de reportes o meros resúmenes. En esta ocasión los participantes deben adquirir habilidades fundamentales de investigación educativa y asumir la perspectiva de la innovación. La Mtra. Marcela Eugenia Avitia Vargas, coordinadora del equipo de tutores, resalta que “los participantes están esforzándose mucho, pues el diplomado les plantea muchos retos pero están agradecidos de estar aprendiendo cosas nuevas”.

Esa investigación sistemática de sus realidades educativas es uno de esos retos. Otro, sin duda, son las competencias tecnológicas necesarias para desarrollar las actividades del curso. En el tercer módulo, por ejemplo, la tarea final consiste en la elaboración de un blog[1] en el que se argumentan algunas propuestas para atender situaciones conflictivas en la escuela. Para el Mtro. Jose Arturo Meza Hernández, administrador de la plataforma virtual del diplomado, la tecnología puede tener usos muy diferentes y precisamente la labor de este proyecto es dotarla de un sentido formativo: “El ciber-bullying existe porque no hemos aprendido a utilizar la tecnología para crecer como seres humanos; este diplomado fue creado para cambiar esos lugares de discriminación y escarnio, en plataformas tecnológicas para crecer y convivir dentro del aula y fuera de ella”.

El diplomado consta de cinco módulos (Ver Cuadro 1). En el presente mes de febrero transcurre su cuarto módulo, titulado “Diseño de ambientes de aprendizaje para una escuela justa y equitativa” y finalizará en marzo a la conclusión del quinto módulo, orientado al “coaching para profesores”.

Cuadro 1. Módulos del programa del diplomado

Módulo 1

Convivencia, disciplina y violencia en las   escuelas

Módulo 2

Tecnología aplicada a la educación

Módulo 3

Diseño y validación de casos de enseñanza   apoyados por TIC

Módulo 4

Diseño de ambientes de aprendizajes para   una escuela justa y equitativa

Módulo 5

Coaching para docentes

 

En conjunto, la experiencia del diplomado es ejemplo de formación docente innovadora, con las dificultades y las oportunidades que eso supone. No se trata de usar la tecnología digital para desarrollar prácticas de enseñanza tradicionales haciendo gala de esa costumbre de ofrecer vino viejo en botella nueva. La intención es que la innovación dote de sentidos nuevos al proceso de la formación docente. Y resulta alentador en estos tiempos de ruido mediático hacia los maestros y maestras de la escuela pública mexicana el esfuerzo de estos cerca de 300 docentes por mejorar sus capacidades y sus escuelas.

Para más información   acerca del diplomado:

Website: http://mora.edu.mx/Desarrollo_de_Competencias_Docentes/desarrollocompetenciasvirtuales.aspx    

 

Redes sociales:

Facebook:   https://www.facebook.com/CompetenciasDocentesParaLaConvivenciaArmonica  

Youtube: http://www.youtube.com/profile?user=Innovacademica  

 

Informes:

Instituto de investigaciones Dr. José María Luis Mora

Tel. 5598-3777 ext.   1166 y 1191.

Horario de lunes a   viernes 9:00 a 18:00 horas

Correo electrónico:   innovacion@mora.edu.mx.

 

Referencias:

Román, M. y Murillo, F.J. (2011). América Latina: violencia entre estudiantes y desempeño escolar. Revista CEPAL, 104, agosto, pp. 37-54

 

OCDE (2009). Teaching and Learning International Survey (TALIS). Technical Report, OECD Publishing

 

[1] Algunos de esos blogs pueden leerse en: http://www.mora.edu.mx/Desarrollo_de_Competencias_Docentes/blog_alumnos.aspx

more...
No comment yet.
Scooped by Jeimy Ramírez
Scoop.it!

EL DIRECTOR ESCOLAR…¿SÓLO UN ADMINISTRADOR?

EL DIRECTOR ESCOLAR…¿SÓLO UN ADMINISTRADOR? | Voces Normalistas. Febrero 2013 | Scoop.it

Por: Guadalupe Melina Núñez Valladarez

Licenciada en Educación Primaria

haditaderosas@gmail.com

 

 

 

Dada la estructura del sistema educativo mexicano, el cual se encuentra experimentando un proceso de reforma,  las posibilidades a corto plazo de que la filosofía de la calidad y las prácticas de alto rendimiento se apliquen en las escuelas, depende esencialmente de los directores. No se requiere modificar ninguna reglamentación ni dejar de cumplir con las obligaciones tradicionales. La calidad parte de la situación actual, es a partir de la realidad de las escuelas como está probada su utilidad, es así como el liderazgo en los centros escolares es una labor difícil que requiere mucho compromiso del directivo, pues impone la necesidad de dirigir un proyecto educativo definido y coherente, conducido con convicción y capacidad, en un ambiente de armonía y participación comprometida.

 

Los líderes y directivos de los tiempos modernos necesitan estar renovando permanentemente sus competencias para disponer de herramientas intelectuales y prácticas de utilidad en su gestión cotidiana. Lo que constituye  una solución a la demanda urgente en la formación de directivos y, que, se vinculan principalmente con capacidades mentales y/o personales –llamadas  habilidades blandas– más que con destrezas mecánicas o prácticas, donde el desarrollo de competencias directivas contribuye a mejorar el desempeño de las organizaciones.

 

 

 

Competencias y Habilidades Directivas.

El concepto de competencias surge como consecuencia de los trabajos de Bloom (Vossio, 2002) surgió, en la misma década, un movimiento llamado "Enseñanza basada en competencias", que se fundaba en cinco principios: todo aprendizaje es individual; el individuo, al igual que cualquier sistema, se orienta por las metas a lograr; el proceso de aprendizaje es más fácil cuando el individuo sabe qué es exactamente lo que se espera de él.; el conocimiento preciso de los resultados también facilita el aprendizaje y es más probable que un alumno haga lo que se espera de él y lo que él mismo desea, si tiene la responsabilidad de las tareas de aprendizaje.

 

Se conocen como habilidades directivas todas aquellas cualidades necesarias para manejar la propia vida (Cejas y Castaño, 2002), así como las relaciones con otros. Entre las cualidades que a menudo son mencionadas como habilidades directivas suelen encontrarse el liderazgo, la capacidad para trabajar en equipo, las habilidades para motivar a las personas que lo rodean, la capacidad de comunicarse con sus empleados y con el público, la expresión oral, las técnicas de comunicación escrita y las capacidades para relacionarse con la gente. A estos aspectos pueden sumarse la necesidad de contar con una visión crítica, una buena imagen ante el equipo de trabajo y una alta capacidad de innovación.

 

Ello implica enfrentar los siguientes retos:

Desarrollar un equilibrio entre objetivos y tareas educativas y las necesidades grupales.Buscar un balance entre las necesidades institucionales y las personales.Armonizar la construcción de una organización adecuada y la valoración de vínculos interpersonales.Integrar las experiencias y capacidades del personal en contraste con las necesidades de la comunidad.

En este sentido, se considera que algunos de los factores que influyen en la conquista del liderazgo por parte del directivo son:

El grado de confianza que el grupo concede al directivo.El poder vinculado a la posición del directivo.El nivel de conocimientos e información sobre las tareas por desarrollar.Capacidad para guiar y estimular hacia el logro de resultados,El grado de comunicación con el grupo.Estimulación hacia la participación y atención a sugerencias, transmitiéndolas en forma tal que sean aceptadas favorablemente.Mostrar sensibilidad a las necesidades del grupo.

El directivo debe buscar los medios más idóneos para que se realicen las tareas de gestión, que apoyen los cambios y las transformaciones necesarias ante los nuevos contextos educativos.

 

La función de dirección comprende tareas que imponen la profesionalización del directivo; es decir, los directores deben contar con los conocimientos y las habilidades relacionados con las siguientes dimensiones institucionales:

 

1. Dimensión pedagógica.

2. Dimensión social.

3. Dimensión política.

4. Dimensión administrativa.

 

El directivo es un agente de apoyo a la escuela y su principal función es colaborar en el mejoramiento de los procesos y resultados educativos. Como tal, su reto es tratar de dirigir al mayor número de personas del colectivo escolar, para que consigan determinados objetivos educativos en un esfuerzo conjunto y de colaboración. Para pasar de un ejercicio directivo meramente administrativo o individualista a uno colectivo o colegiado, es  necesario que el directivo asuma las funciones de dirección y coordinación de esfuerzos como un verdadero líder.

 

Para lograrlo necesita una serie de conocimientos y habilidades y en especial de la fuerza de la organización la cual radica en las personas que la componen y en la capacidad de generar conocimiento en todos los ámbitos, y por ello son capaces de articular sistemas que dan influencia a todas las instancias de su organización. Si las personas son lo más importante de sus organizaciones, tienen claro que deben cuidarlas, desarrollarlas, conocerlas... El director tiene la oportunidad de ejercer el liderazgo para lograr la calidad en su plantel pero ¿Por dónde empezar? no hay un recetario ni mucho menos, pero sí variadas experiencias, las cuales  abordaremos en el siguiente artículo…

 

 

Referencias bibliográficas

Cejas, E., Castaño, R. (2003) Habilidades y capacidades rectoras versus competencias laborales. En Revista Electrónica de Pedagogía Profesional Volumen 1 No. 3 ISPETP, La Habana,

Vossio, R. (2002) Certificación y normalización de competencias. Orígenes, conceptos y prácticas. Boletín CINTERFOR # 152, desde http://www.cinterfor.org.uy/public

more...
No comment yet.