J.J ABRAMS: LA NUEVA ERA EN LA NARRACIÓN  DE SERIES DE TV | Uso seguro de la red | Scoop.it

4,8,15,16,23, 42... Habrá personas a las que ésta serie de números no les diga nada, o que quizás traten de recordar en qué momento la han visto en clase de matemáticas. Sin embargo, mucha gente la relacionará directamente con uno más de los muchos misterios que han acompañado a una de las series más influyentes y seguidas de los últimos años: Lost.

 

http://www.youtube.com/watch?v=k1QC7PaAc8c&feature=related


En 2004, la cadena de televión ABC comenzó la emisión de la serie que llegaría a España con el nombre de Perdidos. La cabecera, de una brevedad poco característica en las series de TV de la época, constituida por una sola palabra (Lost), y acompañada de un golpe de violín memorable, nos adelantaba que nos íbamos a encontrar con una producción diferente en el mundo audiovisual, con un material realmente innovador en el concepto de la narración serial.
A lo largo de la historia, la intriga ha sido un recurso muy perseguido en televisión. Al igual que muchos telespectadores se preguntaron a principios de la década de los noventa quién asesinó a Laura Palmer, en la excelente Twin Peaks del polifacético y carísmático David Lynch; a lo largo de seis años, Lost ha dejado a su público con numerosas preguntas en la cabeza y misterios que resolver. Si bien es cierto que este secretismo ha sido uno de los motivos del éxito de la serie, el aspecto en el que he dedicido centrarme es su estructura narrativa, elemento que ha supuesto un antes y un después.


En cada episodio de Perdidos nos vamos a encontrar con dos caras de una moneda: por un lado lo que está sucediendo en la isla, y por el otro una trama paralela relacionada con los personajes fuera de ella. Principalmente, es en esta segunda cara en donde J.J Abrams, uno de los creadores, ha desmotrado el virtuosismo narrativo que ha perseguido a esta obra audiovisual. Estos son los elementos con los que se juega a lo largo de Lost, y los causantes de su éxito y originalidad:


- Flashbacks: Saltos al pasado. Uno de los recursos más utilizados en la historia del cine para conocer el pasado de un personaje y entender mejor su situación presente.

 

- Flashforward: Saltos al futuro. Es sin duda una de las innovaciones que incorpora, y la primera causante del rompecabezas en el que consite. Se intercalan la historia presente en la isla con la historia futura de los personajes cuando la consiguen abandonar.

 

- Saltos en el tiempo: Una alteración en la estructura de la isla les sirve a los guionistas de Perdidos como pretexto para introducir saltos en el tiempo, añadiendo otro elemento narrativo distinto, causando a los espectadores un nuevo quebradero de cabeza, pero a su vez permitiendo recorrer la historia de isla a lo largo de los años sin necesidad de recurrir a flashbacks o flashforwards.

 

- Flash-Sideways: Si los elementos comentados hasta el momento convertían a Lost en una producción distinta, es en éste ultimo aspecto en donde se vuelve única. Son los llamados flash-sideways, que consisten en la narración de una realidad paralela, mostrándonos qué hubiese sido de la vida de los personajes si el avión nunca hubiera llegado a estrellarse en la isla.

Todos estos recursos han transformado a Perdidos en una de las mejores series de la historia, creando una forma de narrar que se ha convertido en la seña de identidad de J.J Abrams.


Sin embargo, no siempre esta fórmula le ha dado resultado. La complejidad de la estructura supone un riesgo en la narración, pudiendo confundir con facilidad al espectador, y peligrando, por lo tanto, el seguimiento de la historia que queremos contar. Véase la gran cantidad de fracasos que han seguido a productos con el nombre de Abrams, como Undercovers o la actual Alcatraz canceladas tras sólo una temporada.


A pesar de algunos experimentos fallidos, cuando la fórmula ha funcionado ha dado como resultado verdaderos aciertos audiovisuales desde el punto de vista narrativo, incluso por encima de la mencionada Perdidos. Podría ser el caso de Fringe, serie de ciencia ficción que bebe de obras como Expediente X o Star Trek (incluso cuenta con la participación del actor que encarnó al Capitan Spock, Leonard Nimoy) , yendo un paso adelante de la estructura de Lost. Aquí el espectador puede encontrar universos paralelos, diferentes lineas temporales, flashbacks, flashforward... y diversos aspectos que van un paso mas allá de su antecesora, aunque no alcanzando tanto éxito como ella.


Ya derive en el éxito o en el fracaso, lo que nadie duda es que estamos ante una nueva forma de contar historias, una nueva forma de sumergir a los espectadores en un rompecabezas que les obliga a pensar y a la vez, les despierta el interés causante de mantenerlos pegados al televisor capítulo tras capítulo. Muestra de ello fue el último episodio de la serie con la que he abierto y voy a cerrar, Lost, emitido a la vez en todos los paises que la proyectaban, y provocando un fénomeno de masas impropio de la ficción televisiva. Millones de personas siguieron el final de Perdidos con muchas preguntas sin respuesta en la cabeza; sin embargo, se sientieron defraudados por el desenlace ya que, se habían convertido sin saberlo, en seguidores de una forma de narrar más que del propio contenido de la narración.

 

- Por Nacho Enjuto

 


Via Palabras digitales