El pensamiento infantil es científico. Los niños piensan de forma muy similar a la que se emplea en laciencia. Y no lo digo yo, lo dicen investigadores de la Universidad de California en Berkeley, que explican que las hipótesis, las inferencias causales y el aprendizaje a partir de la estadística y de la observación son algunos de los métodos usados por los más pequeños y que los convierten en “pequeños científicos”.


Via Cacho Mazzoni, Claudio A. Clarenc