DESDE LA CUMBRE: EJERCER LA AUTORIDAD, SIN FORZARLA | #Campoo y Sur de #Cantabria | Scoop.it

Cuando a un padre o a una madre, o a un profesor, no le obedecen –en condiciones normales, claro está–, la mayoría de las veces el problema  no está en los chicos, sino en quien manda. Repetir órdenes sin resultado, intervenir constantemente, mostrar aire dubitativo o falta de convicción y seguridad en lo que se dice, son las causas más habituales de la pérdida de autoridad. Junto con la falta de confianza en los hijos y alumnos y ese margen de libertad para dejar que se equivoquen.


Vía @manuelgross