La exposición continuada a la luz LED daña a la retina. Deia. Noticias de Bizkaia. | Social Comunications Today | Scoop.it

EFE - Jueves, 2 de Mayo de 2013 - Actualizado a las 12:01h

MADRID. "Se nace y muere con la misma retina", subraya en una entrevista a Efe la investigadora de la Universidad Complutense de Madrid, Celia Sánchez Ramos, que ha dirigido un estudio sobre daños oculares causados por dispositivos LED.

El problema de estas fuentes de iluminación que emiten luz blanca reside en su alto contenido de radiaciones de la banda del azul, "muy energéticas", añade la primera española en ganar el premio a la mejor inventora en la 38 Exposición de Inventos de Ginebra (por un sistema de autentificación de personas a través de la córnea).

El ser humano mantiene los ojos abiertos unas 6.000 horas al año, muchas inmersas en luz artificial. Una de las recomendaciones más fáciles para cuidar la retina es cerrar los ojos "a menudo" para atenuar el impacto. Sánchez Ramos, candidata a los Premios Príncipe de Asturias a la Investigación Científica 2009, es partidaria de que la iluminación LED "tenga un filtro o protección que elimine la parte del azul".

"Las fuentes LED son fantásticas siempre que haya protección", ha añadido la profesora de la Escuela Universitaria de Óptica de la UCM, que recuerda que la luz está compuesta por todas las longitudes de onda del arco iris, pero ella quiere "quitarle un poco de azul para vivir". "El objetivo es que las personas, igual que protegen su piel o sus dientes, lo hagan con sus ojos".

Para ello, la doctora plantea el uso de filtros o lentes que impidan su paso, igual que se utiliza crema solar o hidratante; y elegir una dieta variada, sana y rica en vitamina A. Los alimentos con vitamina A (espinacas, pimientos...) poseen una gran concentración de pigmentos visuales (maculares), responsables de absorber la parte "mala" de la luz (longitudes de onda corta como el azul y el violeta).

 


Via AEOPTOMETRISTAS