La conducción prolongada puede producir fatiga osteomuscular, visual y mental | Salud Visual 2.0 | Scoop.it

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) - La conducción prolongada puede producir fatiga osteomuscular, visual y mental, tal y como asegura el miembro del Grupo de Actividad Física y Salud de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), el doctor José Miguel Bueno Ortiz, con motivo de los abundantes desplazamientos en coche que se están produciendo estos días durante el puente de la Constitución.

"La conducción es parecida a cuando trabajas con un ordenador, ya que tienes una fatiga visual que repercute en la espalda", explica el galeno a Europa Press. A su juicio, la afectación de este sentido no es la misma al conducir durante el día o la noche, y es que, en esta última etapa del día "se producen más problemas por la dificultad de la atención".

Uno de sus efectos es la sensación de visión borrosa que, "aunque puede deberse también a una bajada de tensión", se da fundamentalmente "por el cansancio". "El cristalino se acomoda y la pupila se contrae y dilata por las luces", manifiesta.

Por otro lado, señala que la fatiga mental también es un aspecto a considerar. "No es lo mismo conducir por la ciudad que en autovía", sostiene al tiempo que indica que "la ansiedad o los problemas se reflejan en la espalda al contraerse".

Así, esta parte del cuerpo sufre en estas circunstancias de fatiga osteomuscular, ya que "si la cara es el espejo del alma, la espalda es el termómetro", afirma Bueno Ortiz. Según su criterio, ésta se ve afectada "en las cervicales y en las lumbares" por las posturas mantenidas al volante