Psicología y algo más...: ¿Mala traducción? | Psicopedagogía | Scoop.it

No es la primera vez que una palabra mal traducida, fuera de contexto, da lugar a mal interpretaciones. A veces, llegando a plantear lo contrario de lo que realmente el autor ha querido decir.  Es posible que hayas visto un artículo sobre el padre del Trastorno por déficit de atención (TDHA), el Dr. Eisenberg, cuyo título ha sido algo así “el TDHA ha sido una enfermedad ficticia” confesado por él mismo siete meses antes de su muerte. (se pueden ver algunos ejemplos en los siguientes enlaces: http://www.correodelorinoco.gob.ve/salud-publica/descubridor-deficit-atencion-reconocio-que-es-un-trastorno-ficticio/ ; http://www.bebesymas.com/salud-infantil/el-psiquiatra-que-descubrio-el-tdah-confeso-antes-de-morir-que-es-una-enfermedad-ficticia ; entre otros más...) Realmente no se conoce que Eisenberg escribiera algo sobre ello formalmente en aquel momento, ni hizo una declaración formal al respecto. A la justificación de lo publicado, el artículo que hace referencia supuestamente a esa cita, es del diario alemán Der Spiegel  (6 de febrero 2012), en el que informaba sobre el incremento de las categorías diagnosticas… dentro de este artículo, se cita a Eisenberg declarando, supuestamente, que el TGHA era un padecimiento “ficticio” (se puede ver en el enlacehttp://www.spiegel.de/spiegel/print/d-83865282.html). 


Via Charles Tiayon