Conclusiones extraídas sobre la entrevista a Mariola Cubels:

 

En este video se plantean varias cuestiones éticas. El espectáculo televisivo se impone a la privacidad personal debido a que prima el interés económico ante todo; prima incluso ante el periodismo, el cual sacrifica sus principios para generar mayores ganancias.

Los periodistas del medio – la televisión en este caso – persuaden a las personas para que vayan a contar sus vidas y sus historias a un programa. Estas personas se crean una identidad. Un perfil televisivo que, en mayor o menor medida, guarda relación con su persona real. Acaban haciendo una caricatura de ellas mismas.

Esos periodistas persuasores son conscientes de lo que hacen y no tienen reparo en dejar sus escrúpulos al margen; el fin – económico – justifica los medios. No cumplen con sus principios éticos periodísticos, pues un periodista debe evitar intromisiones innecesarias en los sentimientos de una persona. Las intromisiones en la vida privada de una persona sin su consentimiento solo pueden justificarse por la defensa del interés público, y en este tipo de programas indagan en busca del morbo, del sensacionalismo. No se detienen a la hora de seguir un guión para extraer lo más casposo de cada uno y, así, mover los sentimientos del espectador.

Un espectador que se sienta frente al televisor a ver lo que le dan: un producto fácil, que puede consumir sin necesidad de hacer ningún tipo de esfuerzo. Son programas que se resguardan en afirmaciones como “es lo que el público pide”, pero el público no lo pide, es lo que se le ofrece, y simplemente lo coge. Además con la red, la vida de este tipo de productos se alarga aumentando la posibilidad de llegar a una mayor audiencia y, como consecuencia, tener mayor repercusión social.

Los espectadores ven estos programas sin pensar en las consecuencias sociales que pueden tener. Pueden tener efectos en los menores de edad, a quienes este tipo de contenido afecta en gran medida al no saber diferenciar lo real de lo irreal, pudiendo llegar a poner en juicio los valores que sus padres le han inculcado; o en ciertos colectivos sociales que hacen llegar sus quejas por los prototipos y mensajes que se lanzan a la audiencia.

Este tipo de programas se dan en nuestra televisión porque en España no hay conciencia de la necesidad de una televisión buena, de calidad. Esto se debe a la falta de acuerdos políticos en materia de medios de comunicación.

 

Video de la entrevista a Mariola Cubels:  http://www.youtube.com/watch?v=kBiuVLsZFA0