El éxito de la dirección estratégica radica en la capacidad de
adaptarse al medio y lograr resultados mejores y más estables
que la competencia.