Somos muchos los convencidos de que la llamada crisis obedece a una perversión de los criterios 'éticos' y 'morales' de nuestra sociedad tanto o más que a un conflicto económico que sería consecuencia más que causa.