La actitud del PP frente al tenebroso y terrible “desastre de Annual” es el de recuperar el tiempo perdido –noventa años han transcurrido desde entonces-, inyectando en vena a la ciudadanía una dosis de patriotismo bélico.