En los consejos de administración de Emarsa, gestora de la depuradora de Pinedo, reinaba la cordialidad entre los alcaldes consejeros.