A Esperanza Aguirre se la sopla lo que le digan. Ella venía a mofarse de la Marcha Negra minera y se mofa. Así funciona su cerebro.