Mariano Rajoy ha aprovechado que el bicentenario de la Pepa pasaba por la campaña electoral andaluza para vender sus medidas en el discurso institucional.