Nunca es demasiado tarde (ni temprano) para aprender a programar | Noticias, Recursos y Contenidos sobre Aprendizaje | Scoop.it
Yo no soy programador. Aunque me parece fascinante el mundo de la informática, cuando intenté aprender un lenguaje de programación por mi cuenta, terminé abandonándolo por una cantidad innumerable de pretextos. 

 

Hace un par de días, leí que enseñar a programar a los hijos será el equivalente a enseñar a andar en bicicleta. Coincido. Programar va más allá de escribir líneas y líneas: es una forma de entender el mundo como creador. Por eso pienso que este pensamiento crítico debe ser inculcado desde la cuna, pero también, que es una habilidad indispensable para cualquiera. No necesitamos ser el siguiente Stallman o Torvalds o Gates. Basta con que, por simple curiosidad, necesidad o atrevimiento, nos animemos a descifrar esas frases aparentemente ininteligibles que le dan forma a nuestra realidad virtual. Nunca es demasiado tarde (ni demasiado temprano) para comenzar.