La LOE establece que el Instituto de Evaluación, actual Instituto Nacional de Evaluación Educativa, y los organismos correspondientes de las administraciones educativas colaboren en la realización de las evaluaciones generales de diagnóstico de carácter muestral para obtener datos representativos, tanto del alumnado y de los centros de las comunidades autónomas, como del conjunto del Estado.