MOVUS
Follow
Find tag "crecimiento"
98.0K views | +9 today
MOVUS
Movimiento Por Un Uruguay Sustentable / extractivismo en América latina
Curated by MOVUS
Your new post is loading...
Your new post is loading...
Scooped by MOVUS
Scoop.it!

Cargo Cult : contagio de las colectividades a los Estados

Cargo Cult : contagio de las colectividades a los Estados | MOVUS | Scoop.it

Luc Brunet (traducción: Lila Rosenman Cordeu)
(MAP5 Marzo2012)

Producto de sociedades en las que las elites ignoran que los procesos culturales preceden al éxito, el “Cargo Cult” o “Culto al Cargamento”, que consiste en invertir en una infraestructura propia a una sociedad próspera esperando que esta adquisición produzca los mismos efectos en su propia sociedad, ha constituido uno de los motores de los “préstamos tóxicos” de las colectividades locales (comunas, ciudades, provincias, etc.). La expresión ha sido popularizada cuando en la Segunda Guerra Mundial ciertos isleños desarrollaron falsas infraestructuras destinadas a atraer los cargamentos. En 2012, este fenómeno contamina las esferas de los Estados.

more...
No comment yet.
Scooped by MOVUS
Scoop.it!

Uruguay /Crecer y crecer y crecer y …

Uruguay /Crecer y crecer y crecer y … | MOVUS | Scoop.it

Jorge Barreiro /26/12/2012

 

Las cifras son incontrovertibles. La economía uruguaya crece a tasas chinas y el fenómeno convoca al optimismo: la clase media consume como si el mundo se fuera a acabar mañana, los economistas especulan sobre el modo de gestionar la abundancia para que el crecimiento no se detenga nunca jamás, los gobernantes, henchidos de orgullo, se atribuyen la paternidad de un éxito sin parangón en el último medio siglo. El país está de fiesta. Las cuentas públicas son de ensueño, cae el desempleo, sube el salario real, los inversores derraman sus dólares por estas costas y no faltan los que, inmunes al escarmiento, auguran que esto irá a más en los años por venir.Voy a dejar de lado la constatación de que la historia del capitalismo es una historia de ciclos de expansión y contracción, que se suceden con la misma regularidad que las estaciones del año. La intermitente creación y destrucción de riqueza, con sus “daños sociales colaterales”, no es una anomalía, es inherente a una forma de organización económica cuyos agentes no actúan consensuada y conscientemente, sino como corredores independientes que quieren imponerse a los demás y que se desentienden de los beneficios, o los dramas, del conjunto. Ignoremos, pues, la desagradable (aunque cierta) eventualidad de que a este ciclo de crecimiento le siga uno de crisis y aceptemos por un momento que la economía uruguaya está inmunizada contra las sorpresas desagradables y que seguirá creciendo por los siglos de los siglos, amén.

Para la razón económica, más es siempre mejor que menos. Lo suyo no es la calidad, sino la cantidad. No se interroga sobre asuntos como la belleza, el placer, la utilidad, la libertad o la felicidad. Dicho de otra manera, crecer es para ella un fin en sí mismo y sacraliza todo lo que contribuya a ese fin. La razón económica, en rigor, no se interroga sobre los fines. Los considera dados e indiscutibles. Apenas se interroga sobre los instrumentos para alcanzarlos. Pero para una lógica no colonizada por esa razón económica, ¿siempre es bueno crecer? Depende. Depende del beneficio social que se derive de él y de aquello que se deba sacrificar, porque crecer nunca sale gratis. Y a veces hasta sale carísimo. Si contribuye a aumentar el bienestar y la autonomía de las personas para configurar sus propias vidas, si sirve para reducir las injusticias y la desigualdad imperantes, la respuesta debería ser afirmativa. Supongo que no hará falta agregar que por bienestar no entiendo únicamente un ingreso monetario satisfactorio.

Que el crecimiento no trae automáticamente bienestar es algo que no debería necesitar mayores demostraciones. Hay, incluso, males propios del crecimiento. Abandonado a su dinámica espontánea, por ejemplo, el crecimiento económico genera desigualdad, y muy a menudo contaminación y agotamiento de recursos naturales. De la primera ya he hablado en otra parte en este mismo blog. Esta vez quiero hablar de los dos últimos, porque los que asistimos a la fiesta del crecimiento que experimentamos a veces parecemos ciegos y sordos a esos riesgos. Es más, retóricas ambientalistas al margen, en la actual administración se ha instalado la percepción de que quienes llaman la atención sobre los posibles daños ambientales de los grandes emprendimientos productivos son unos auténticos aguafiestas.
more...
No comment yet.