La mamá tiene 58 años y el papá 70. Un tribunal de Turín consideró que la niña –que tiene 15 meses y fue concebida con un tratamiento de fertilización- “se quedará huérfana muy pronto”.