La Razón¿Qué culpa tiene el padre?La RazónEl padre del asesino de Oslo era banquero, culto, liberal, ex diplomático y abandonó a su hijo cuando tenía un año. Ahora no reconoce la paternidad y sólo le preocupa vivir con la carga de los 76 crímenes.