"Los motivos por los que se resisten a inmunizar a sus hijos son los mismos que los de los padres no amish", escribe en la revista Pediatrics el equipo de la doctora Olivia K. Wenger, del Hospital de Niños de Akron.