Recibir información en cantidades masivas y de tantos sitios diferentes que somos incapaces de procesarla y acaba por intoxicarnos. Es la "infoxicación", término que acuñó el físico Alfons Cornellá hace aproximadamente una década y que la marca Mercedes Benz popularizó con este anuncio. 

 

Es la otra cara de la comunicación digital, el problema que surge cuando la conectividad no se da de la manera correcta y sobre el que reflexiona en este interesante reportaje de El País, Sergio Fanjul.

 

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/05/12/actualidad/1305151203_850215.html

 

Llama la atención la pugna que Fanjul recoge entre la superficialidad resultante de la multiactividad, a la que muchas veces nos abocan los medios digitales y, por otro lado, el desarrollo de una forma de pensar diferente gracias a ellos que nos convierte en seres multitarea eficientes. Como si se tratara de una maquina capaz de procesar varios inputs al mismo tiempo sin problema. Todo ello me hace preguntarme lo siguiente: ¿estamos realmente infoxicados? ¿O el ser humano se acabará por adaptar al medio y evolucionará hasta convertir el defecto en virtud?

 

De momento, en mi opinión, parece que nos quedamos a medio camino entre el mono y la máquina.


Via Curiosity Magazine, jose antonio gabelas, Silvina Carraud