Via ¡Qué Morro!, Ramon Aragon