Ya no más Enciclopedia Británica en papel. "Natural y a la vez irónico en un contexto en el que el internauta escribe en Google el nombre de esta publicación y el buscador le remite directamente a su entrada en Wikipedia".