Mitos de motel | Andrés Delgado | Libro blanco | Lecturas | Scoop.it

Después de la rumba, a las dos de la mañana, Carlos y Claudia decidieron amanecer en la pieza de un motel donde los espejos fueron los juguetes preferidos durante la faena. Al día siguiente pagaron y los dos a lo suyo. Meses después alquilaron una película para adultos en un sitio especializado en vídeos de amateurs. La sorpresa cuando descubrieron que los espléndidos actores de la cinta, digna de una producción triple XXX, ¡eran ellos mismos!