A contravía por la ruta de la droga | Pablo Ferri y José Luis Pardo | Libro blanco | Lecturas | Scoop.it

La primera vez que sentimos el poder intimidatorio del narcotráfico fue en San Pedro Sula, el motor económico de Honduras. El supermercado de la esquina, a cuatro cuadras del parque central, cerraba a las seis de la tarde. Caía la noche y solo una pareja cenando en un destartalado balcón y algún vagabundo borracho rompían el silencio. En 24 horas habían muerto seis personas asesinadas.