Donde hay editores, hay pánico. Donde no, una mezcla de estupor y alborozo. ¿Perecerán los editores? "Es difícil predecir el futuro, sobre todo cuando no es evidente que tenga un lugar reservado para nosotros. Y nadie anuncia voluntariamente su extinción, ni tonto que fuera".