"El bicentenario del nacimiento de Charles Dickens, celebrado en febrero, no hubiera podido llegar en un momento más apropiado de la historia económica. Él fue el revelador, el verdugo y el poeta en prosa de la pobreza extrema en las ciudades –una pobreza que, como en nuestras peores pesadillas, tememos esté de regreso–".