La comida mexicana fue declarada, el 16 de noviembre del 2010, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).