Extraño… por Laura Zita | La Miscelánea | Scoop.it
A menos de un mes de haber regresado a México, aun me siento extranjera en mi propio país. Durante casi dos años, mi hija y yo nos tuvimos que acostumbrarnos a la vida en “Siempre nublado, Francia”. Comimos diferente, hablamos otro idioma, vivimos como extranjeras y nos tratamos de adaptar a una vida totalmente nueva.

Ahora en México, nos está costando mucho trabajo volver a sentir la sensación de casa. La familia y los amigos nos han recibido maravillosamente, pero aun así lo más difícil ha sido abandonar la estabilidad que ya habíamos alcanzado en Francia.