IDE, la antigua Informática de Euskadi, ya tiene el horizonte más claro.