investigación de el Conde de Sain´t Simon
39 views | +0 today
Follow
investigación de el Conde de Sain´t Simon
trabajo que incluye datos biográficos, contextuales y de pensamiento del personaje.
Your new post is loading...
Your new post is loading...
Scooped by María Paz Zuñiga
Scoop.it!

Crítica al Conde

La crítica personal que le haré al Conde de Saint-Simon abarca muchos puntos y algunas de sus teorías las cuales fueron explicadas con anterioridad en el trabajo, por lo que no se especificará ni se explicará los postulados.

Con respecto al planteamiento de Saint-Simon acerca del ordenamiento social que propone, con sus tres clases sociales totalmente estratificadas; además de su afirmación de que sólo los sabios debían gobernar la sociedad, entre otros de sus planteamientos, deja muy claro una desigualdad social. Si bien proponía que las oportunidades serían de igual acceso para todos, no estaba en contra del capitalismo ni de la propiedad privada ni de los estamentos o privilegios obtenidos de alguien más; lo que fomenta en una sociedad la desigualdad de clases, debido a que a estas cosas, a las que estaba a favor de mantener, están al acceso de uno pocos o de un limitado número de personas. Pues no todos heredan grandes fortunas, ni pueden ser directores de una empresa privada.

Sus teorías siempre buscan el pro de la sociedad y de las masas, sin embargo muchos de sus postulados separan la misma sociedad pues fomenta el gobierno de unos pocos y propone además en sus modelos a un grupo de “elite”, con los mejores sabios de cada ciencia, para manejar universalmente la sociedad. Busca la unificación del poder y trata de encontrar la solución a los problemas sociales pero con propuestas como esas consigue separar o estratificar de manera muy marcada a las masas.

Cree él, que el estado debe garantizar el bienestar de las masas, es decir velar por el bien común y su tranquilo convivir, siendo este un importante punto de aporte al pensamiento utopista. Si se busca este objetivo de bienestar y realmente en la implementación del sistema organizativo sociopolítico del Conde se consiguiera, sería complicado pues el bienestar de masas también implicaría satisfacer algunas de las necesidades individuales colectivas. No son malas las propuestas de organización Sansimonianas ni tampoco erróneas, sin embargo no están vistas desde un nivel realista para ponerlas en práctica y se ignoran muchos puntos ciegos que son problemas al momento de realizar las medidas que se proponen.

Un punto a favor que tiene Saint-Simon, que también es muy destacado, es la mirada progresista o la relación que hace con el desarrollo; creando una teoría de la evolución histórica, también la visión que tenía de la religión pues estaba a favor de esta y además creía que el cristianismo avanzaba a través de la historia, dice que “La religión no puede desaparecer del mundo; sólo puede transformarse”, también creía que las sociedades nuevas siempre iban avanzando y sacando cosas nuevas incluso en la transición de la época clásica a la época media, sostiene que hubo avances. El tema de “progreso” es un punto a favor que conforma todo el pensamiento de Saint-Simon, manifestado en todos los aspectos que estudia y sus teorías propuestas.

more...
No comment yet.
Scooped by María Paz Zuñiga
Scoop.it!

Pensamiento político

Introducción

En este trabajo se explicará el pensamiento político, filosófico y científico que identificaba al Conde de Saint Simón, cómo, él buscaba lograr una unidad entre ciencia y el sistema social, mediante una teoría guiada por dos ideas centrales. Estas ideas estaban enfocadas en el plano social y buscaban el punto de desarrollo universal a través de la ciencia.

También incluirá aspectos biográficos contextualizados y ordenados cronológicamente para poder comprender los diversos cambios de pensamiento que se presentan alrededor de toda su obra, la que es calificada en la actualidad como “diversa”.

Se nombrarán además obras importantes escritas por el Conde, como “El Nuevo Cristianismo” (1824), obra que tuvo una gran repercusión pues tenía un pensamiento progresista y religioso, donde cada miembro cristiano debía estar a cargo de la ley divina en la sociedad, mantener el orden y hacer valer las leyes vigentes en manos de los sacerdotes y seres sabios que promulgaban únicamente un pensamiento de constructivismo y progreso en la sociedad. Entre otras.

Se encontrará además un crítica personal de cada alumna acerca de lo que pudieron reflexionar sobre lo investigado del Conde de Saint-Simon, en la cual cada una expresará su opinión utilizando datos documentales y contextuales.

Biografía

Claude Henri de Rouvroy, Conde de Saint-Simon, nació 17 de octubre de 1760, en París. Perteneció a una de las familias de más alto estatus social en Francia, sobrino-nieto del duque Louis de Rouvroy. Los condes de Saint-Simon descendían de los condes de Vermandois, presuntos descendientes directos de Carlomagno.

Desde pequeño dio muestras de tener un carácter enérgico y una gran pasión que ambicionaba la gloria futura; se rodeó de los mejores maestros de la época, como el destacado pensador D’ Alembert, quien influyó en su formación intelectual.

Muy joven entró al ejército, pues como miembro de familia noble y primogénito de ésta le correspondía esta tarea. Entró con el grado de subteniente a los 16 años, al estallar la guerra de la independencia en Estados Unidos, se unió a la fuerza expedicionaria conducida por el marqués de Lafayette. Su estancia en América significó para él un conocimiento de la estructura y del modo de vida de la sociedad colonial, lo que influyó en sus modelos o construcciones utópicas de la sociedad.

Este Nuevo Mundo aparece en la mente de Saint-Simon, como una materia prima abierta a nuevas posibilidades, donde se puede llevar a cabo nuevas teorías políticas, perfeccionando lo que en el viejo continente falló.

De vuelta en Francia su país natal, se retiró del ejército con grado de coronel. En 1788 se trasladó a España, donde reinaba el monarca progresista Carlos III. Aquí continuó desarrollando su espíritu enfocado hacia lo industrial y tecnológico de la organización de la sociedad, crea así el proyecto de unificación de Madrid con el mar mediante un canal navegable, sin embargo la muerte del monarca Carlos III arruinó sus planes, hecho que lo hizo devolverse a su país en 1789, su regreso fue en pleno estallido de la Revolución Francesa, lo que impactó e influyó abruptamente al aristocrático filósofo.

Su pensamiento era contrario con respecto a las propuestas de la revolución, en lo que era su deseo de promulgar la continuidad de las tradicionales instituciones y su forma de organización. Acepta ser presidente de la asamblea electoral de la comuna de Falvy, renuncia a su título de Conde, dejando expuestos sus intereses republicanos. Redactó una carta dirigida a la Asamblea Nacional Constituyente, donde exigía suprimir sus distinciones de nacimiento y renunciando además al cargo de alcalde que se le había ofrecido.

En septiembre de 1793, Saint-Simón abandonó su nombre por el de Claude Henri Bonhomme, según han explicado sus discípulos, con la intención de borrar indicio de aristócrata y con el propósito de dejar en claro la sinceridad y transparencia de su fe en el credo republicano. Sin embargo, lo concreto es que su cambio de nombre, sólo aumentó las sospechas de los conciudadanos franceses, las cuales estaban basadas, en gran medida, en los negocios especulativos emprendidos por Claude Henri, comprando tierras de dominio nacional con la idea de venderlas a un mayor precio una vez que se hubiese finalizado la revolución y sus consecuencias. Logró un gran éxito económico en un corto período de tiempo, gracias a ese negocio lo que fue la principal causa de su arresto, decretado en noviembre de 1793, y que lo mantuvo en prisión hasta octubre del año siguiente.

Su vida al salir de prisión no fue la misma de antes, pues aunque continuaba interesándose por el comercio, amplió sus actividades a otros sectores económicos como, el industrial y el financiero; en su vida social también ocurrió una etapa de expansión, relacionándose con las personas más ilustres de Francia y haciéndose conocer por todo el mundo por una forma de vida que la burguesía parisina calificaba como libertina. Sus intereses también variaron, ya no se enfocaba en lo material ni los placeres mundanos, sino que en sus preocupaciones científicas y filosóficas. Su forma de vida lujosa de a poco lo va arruinando, así en 1805 queda en la miseria. Consigue un trabajo en una oficina pública donde empleaba las horas del día, en las noches en cambio comenzó a escribir sus primeras obras. En 1814 recupera un poco su prosperidad económica teniendo a su servicio como secretarios al futuro historiador Agustín Thierry y a Augusto Comte. Consigue un gran éxito con sus obras sin embargo su estilo de vida lo llevan nuevamente a la miseria, pasando hambre y depresiones. En 1823 trató de suicidarse, fracasando y perdiendo un ojo en el proceso, después de eso se rodeó de un grupo de amigos y discípulos quienes lo ayudaron económicamente hasta su muerte el 19 de mayo de 1825.

Sus Obras

El nuevo cristianismo (1824), Sus primeros escritos constituyen, su etapa más epistemológica o metodológica-científica: Cartas de un habitante de Ginebra a sus contemporáneos (1802); Introducción a los trabajos científicos del siglo XIX (1807-8); Carta al Bureau des Longitudes (1808) diversos estudios sobre La Enciclopedia y la necesidad de fundar una Nueva Enciclopedia (1810 y 1813); Memorias sobre la ciencia del hombre (1813) y Trabajo sobre la gravitación universal (1813).

Su pensamiento, teorías e ideologías.

El Conde de Saint-Simon, comenzó su aprendizaje filosófico con la idea de disminuir a una unidad sistemática los resultados de las diversas ciencias existentes, con el fin de que tal unidad entregara los principios para la solución de los problemas estructurales y organizacionales de la sociedad humana. En busca de esto tomó cursos en la Escuela politécnica y en la Escuela de Medicina donde se hizo amigo de los matemáticos geómetras Gaspar Monge y Joseph Louis Lagrange.

Él combinaba los conceptos históricos, organizativos con lo espiritual, la religión sansimoniana es ante todo religión del progreso, no una meditación individual, es una fusión de lo social y la regla de la comunidad mundial, esto requería de un nuevo sistema social, Remarcaba que el gobierno debía pertenecer, por derecho, a los que saben, el sistema estaba constituido por tres clases sociales: sacerdotes, sabios e industriales.

Los sacerdotes eran a la vez jefes morales, artistas y guardianes reguladores de la ley divina, estaban a cargo de mantener el orden, velando por la integridad y el cumplimiento de la ley. Los sabios eran científicos, maestros y filósofos, encargados de transmitir sus saberes, de fomentar el conocimiento y enriquecerlo. Los industriales conforman la clase social más numerosa, constituida por empleados y cuidados por un régimen que se asocia al socialismo de estado.

Por otro lado las clases sociales del sistema propuesto por el Conde eran definidas también: en primer lugar los productores (sabios y artistas, así como cuantas personas tengan ideas progresistas); en segundo lugar, los propietarios (que no desean cambio alguno); y en tercer lugar se encontraban los obreros y cuantos en general se agruparan en torno a la consigna de igualdad.

Para Saint-Simon, la sociedad debía ser gobernada por científicos y artistas: los primeros encargados de mantener el bienestar material comunitario y los segundos para promover e incentivar el desarrollo mental, así como los placeres y satisfacciones de ámbito emocional. El grupo de gobernantes a nivel mundial debía estar compuesto por los tres mejores sabios y artistas de todo el mundo en cada sección de las ciencias y de las artes; Es decir, estaría compuesto por los tres mejores matemáticos, los tres mejores físicos, químicos, fisiólogos, literarios, pintores y músicos; Grupo totalmente de elite. Buscando lograr una unidad en la ciencia y una reforma organizacional de la sociedad a través de un sistema completo guiado por dos ideas centrales; la idea de unidad y la idea de organización ambas enfocadas en el factor social.

Él creía que se debían conservar los privilegios de clases y la propiedad privada, siempre que el estamento como la riqueza, fuera fruto de un trabajo dirigente y valioso, es decir por mérito de quien lo obtiene, siempre en pro de la comunidad; además pensaba que todos los hombres debían tener las mismas oportunidades es decir igualdad en la vida.

Para Saint-Simon la propiedad privada era una fuente de desorden, al ser la causa de que los productores no consiguieran capitales baratos y en suficiente cuantía, pues " las abejas carecían de capitales; para procurárselos". También para el conde la propiedad privada era un tipo de "monopolio", porque permitía a aquellos que no producen, como los propietarios, apoderarse sin esfuerzo alguno de la renta de los que si producen, como los industriales o los obreros.

Su teoría buscaba “unificar todas las ciencias proporcionando de ésta manera a la humanidad un conocimiento claro de su futuro, de tal manera que los hombres pudieran proyectarse en un nuevo orden colectivo, de acuerdo con el orden de la ley universal. Debido a su inquietud por el estado, aparentemente falto de objetivos y caótico de las disciplinas intelectuales, el Conde de Saint-Simon razonó que todas las formas de desorden se originaban en un planeamiento defectuoso o de una mala organización desde su raíz, las confusiones del intelecto podían ser eliminadas a través de lo mismo. Por esto transmitió que la situación problemática del conocimiento contemporáneo era de “ideas deshilvanadas” porque estas no estaban relacionadas con ningún concepto general o punto de origen y que era por esa razón que la comunidad científica de esa época no estaba sistemáticamente organizada: el único método capaz de restaurar el orden era explicado en base a una concepción elemental y específica que pudiese ser relacionada con todas las demás y de la cual se pudiesen deducir todos los principios. Así, una vez establecido el método adecuado, se lograría la organización social perfecta. Para poder crear una verdadera ciencia general que se ocupase tanto de los hechos naturales como de los morales pero centrada en la suprema ley de la física newtoniana, Saint-Simon ideó la disciplina de la “fisiología social”, lo que hoy en día se conoce por sociología, viendo y estudiando las relaciones sociales como fenómenos. La constitución superadora del nuevo centro o eje del sistema científico sansimoniano, debía instaurar la síntesis tanto de los fenómenos físico-cósmicos como de los de índole moral, es decir encontrar la forma de abarcar ambos fenómenos en una misma conclusión.

more...
No comment yet.