La segunda jornada de la cumbre mundial de la Global Editors Network puso foco en la discusión sobre la convivencia entre la calidad periodística y la lectura veloz que generan Twitter, Facebook y los agregadores de contenidos.