Estudio: Cuando los empleados se van, también se van los datos | Uso inteligente de las herramientas TIC | Scoop.it

Un estudio de Iron Mountain revela que más de la mitad de los empleados (62% en España) se llevan datos sobre clientes cuando se van de la empresa en la que trabajaban.

 

Cuando las personas cambian de trabajo, la información sensible es especialmente vulnerable. El estudio muestra que muchos empleados no tienen ningún escrúpulo en llevarse consigo información altamente confidencial o documentos importantes cuando se van de la empresa y la gran mayoría están convencidos de que no están haciendo nada malo.

 

Además de bases de datos de clientes, los empleados que se llevan información al dejar sus empresas, también toman presentaciones (45%), propuestas de la empresa (21%), planes estratégicos (18%) y hojas de ruta de productos y servicios (18%). Todos estos documentos son información altamente confidencial, esencial para que la empresa mantenga su ventaja competitiva, su reputación de marca y la confianza de sus clientes.

 

El estudio descubre que, en general, los empleados que se marchan no se llevan información de la compañía con mala intención, sino que lo hacen porque creen que tienen algún tipo de derecho sobre la misma o que les podrá ayudar en su nuevo puesto. Dos tercios dijeron que habían cogido o se llevarían información si hubieran estado involucrados en su creación y un 72% creían que los documentos que se llevaban les serían útiles en su nuevo trabajo.


La situación cambia, sin embargo, cuando los empleados pierden su trabajo. El estudio muestra que uno de cada tres empleados (31%) se llevaría y compartiría información deliberadamente si les despidieran.


Via Javier Pagès López, Ursula Sola de Hinestrosa