Las bibliotecas del CSIC digitalizan sus manuscritos antiguos para facilitar su acceso a los investigadores