No existen antecedentes en el país de semejante crimen. Tampoco muchos en el mundo. El caso más brutal, y único en su nivel de repercusión internacional, es el crimen de Liverpool, un asesinato que conmovió a Gran Bretaña exactamente 15 años atrás.