LuzVerde PVT - Iberdrola, una empresa para América y el Reino Unido | FEED IN TARIFF for renewable energy | Scoop.it

Ya había amenazado su presidente con abandonar España y llevarse su cuartel general a otro país. En la práctica, la empresa cuyo cash flow ha sido alimentado por los consumidores españoles desde que la ley de 1997 le dio carta blanca (*) sobre los precios y le ha permitido convertirse en la multinacional actual, deja España.

Iberdrola va a volcarse sobre América (EEUU y Latinoamérica –Mexico y Brasil) donde este año hará el 40% de sus inversiones, y el Reino Unido en el que hará el 23%. Y en España venderá instalaciones por 500 millones de euros.

 

La empresa con más potencia hidráulica y Eólica en España, ha visto reducidos sus beneficios (que no anulados) en un 7%. Gracias a la infinidad de errores cometidos por el Gobierno, su presidente puede ocultar sus errores estratégicos bajo la alfombra de la inestabilidad regulatoria.

Triste y preciso ejemplo de la miopía del informe financiero trimestral, el presidente de Iberdrola se metió hasta el cuello en el error de los ciclos combinados a gas en un país que depende más del 73% de combustibles importados por el atlántico o la entrada del mediterráneo.

A esta estrategia errónea dirigida a copar el territorio para impedir la improbable entrada de competencia gasista europea, se le ha unido la inversión-desinversión eólica, que le ha llevado de la gran empresa mundial de la eólica a deshacerse de activos a casi cualquier precio.

 

Gracias a las buenas relaciones de la familia Oriol Urquijo con los miembros clave del gobierno y con la dirección del partido que lo sustenta, ha podido contar el presidente de Iberdrola con posibles facilidades legislativas favorables. Lo que no quita que lamente las consecuencias de la situación de descontrol actual..

Desafortunadamente para todos, empezando por los accionistas, la gestión actual está basada en un cuerpo jurídico capaz de estrujar y modelar la regulación para obtener el mayor margen imaginable, un cuerpo contable-financiero especializado en transformar ese margen en flujos económicos opacos, y así finalmente permitir una retribución más que razonable al accionista (pero mucho menor que la que legítimamente le correspondería) para lograr que su dirección disponga de recursos en volumen considerable para comportarse como una gran multinacional de la energía. Lástima que esa dirección dedica esos recursos a fines poco eficaces. Y que su obsesión sea impedir las renovables a toda costa, y muy especialmente la fotovoltaica.

Así que entre pagos presentes y compromisos futuros, los consumidores españoles llevan subvencionado la expansión de Iberdrola, y cuando las cosas se ponen feas, el presidente y la dirección, nos deja a nuestra suerte. ¿Reaccionaremos los consumidores españoles? ¿Daremos a cada empresa lo que en nuestra opinión se merece? El tiempo lo dirá.


Via ECOIMPULSO